Club Tragon   Sub head    
     
 

CHIQUITO RIZ

 
Calle: Coslada, 3. Zona Salamanca. Madrid.
Teléfono: 91 355 18 23
Web: www.chiquitoriz.com
Fecha: 22 de febrero de 2019 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN:
Cocina mediterránea.
 

"En Restaurante Chiquito Riz, situado en la madrileña zona de Avenida de América, ofrecemos a los clientes más exigentes la posibilidad de degustar nuestras reconocidas especialidades entre las que destacan nuestra famosa lubina a la sal, nuestros incomparables chuletones de buey y carnes a la piedra o nuestros deliciosos pescados y mariscos... Calidad y precio van de la mano en Restaurante Chiquito Riz por lo que, además de una extensa carta, presentamos una amplia variedad de menús y nuestro apetecible menú degustación o nuestras famosas mariscadas. Restaurante Familiar regentado por la misma familia por más de 50 años (tercera generación). Ambiente agradable como estar en casa. Atención personal. Cocina de mercado. Sugerencias diarias, menús y carta en varios idiomas (alérgenos)"

(Información extraída de su página web)

 
Fundado: 1951 por José González Vázquez
Propietario: CHIQUITO RIZ S.A.
Dirección José Daniel González Vila
Chef:  
Jefe de sala:  
Sumiller:  
Interiorismo:

 

El precio medio estimado por persona en la fecha de la cena es de 40,00 €.

 
COMENTARIOS:

Entorno: En la zona noreste de Madrid, cerca de Avenida de América. Difícil de aparcar.

Las cañas: Las tomamos en la barra del restaurante y en la mesa. Fueron las tres iguales, sin embargo las de la barra las cobraron a 2,20 € cada una y la de la mesa a 2,97 €. De aperitivo pusieron un bol con aceitunas negras. Muy buenas.

Nombre: Chiquito Riz. Ni los camareros más antiguos saben el por qué.

Carta en la web: Si, con precios sin el I.V.A. incluido. Sin fotos de los platos.

Carta de vinos en la web: No tiene.

Local: Está situado en la calle Coslada, bocacalle de Francisco Silvela y paralela a Avenida de América, una calle estrecha de una sola dirección. Al comienzo, su fundador, camarero por entonces, estableció su negocio en el número 8 de la misma calle. Pero pronto se hizo famoso el local por sus pescados y mariscos. Por lo que más tarde, quizás buscando la ampliación del negocio, se trasladó enfrente al número 3. La fachada simula una casa con su tejado y las paredes forradas de madera. Tiene, a la izquierda, una pequeña entrada de servicio a las cocinas y un escaparate refrigerado donde se muestra el género fresco. La entrada es pequeña y por ella se accede primero al bar y a continuación al restaurante. Es amplio y está distribuido en varios salones. El local conjuga una decoración clásica con elementos modernos. La madera, en tonos oscuros, ocupa un lugar predominante, está en muebles, columnas, vigas etc... Un zócalo, a media altura, bordea el salón, también es de madera, esta vez de color más claro, salvo el listón oscuro que limita con la pared. Esta es de color beige, decorada con fotografías grandes, a todo color, de productos ofrecidos por el restaurante. El suelo es de tarima clara. La iluminación, buena, proviene de lámparas clásicas de hierro forjado que cuelgan del techo, de halógenos y de otros focos en la pared. Las sillas son de madera barnizada en tonos oscuros con un cojín beige. Las mesas son redondas y cuadradas con faldones granates y manteles y servilletas de color blanco. Nos pusieron en una mesa redonda frente al pasillo que va a la cocina. La separación entre mesas y entre comensales es adecuada. La vajilla y la cubertería clásicas. Ponen copas para el vino y vasos para el agua, en colores verde y azul, alternativamente por comensal. La ocupación es total.

Comensales: Cuatro. Antonio de la Poza, Antonio Arnáiz, Carlos y Antonio Ávila. Faltaron Justo, Raul y Ricardo.

Pan: Ponen un cestito con barritas de pan, una por comensal, y al fondo picos. Junto con el aperitivo lo cobran a 2,20 €. No ponen plato para el pan.

Aperitivo:

Aceitunas negras: Están directamente en la mesa. Es un pequeño bol de aceitunas semejante al que ponen de aperitivo en la barra. Muy buenas.

Patatas ali oli: Igualmente están ya en la mesa antes de llegar. Se presentan como un trampantojo simulando unos huevos con mahonesa. Llevan un poco de perejil por encima. Muy buenas, pero algo saladas.

Entrantes:

Pimientos del piquillo rellenos de changurro: No figura en la carta. Lo sirven al centro en un plato en forma triangular. En el centro un poco de arroz blanco y rodeándolo los cuatro pimientos rociados con salsa. Por encima algo de perejil. A un lado, completando el plato, unas patatas paja. La salsa estaba buena con sabor intenso, el arroz suelto, mientras que a los pimientos no se le aprecia el sabor a changurro. Las patatas muy crujientes. Se pidieron cuatro, a 2,75 € cada uno. Con el descuento se quedan en 1,65 € la unidad.

Zamburiñas al horno: Se presentan en un plato sobre hojas verdes, en su concha con un poco de cebollita por encima y acompañadas por medio limón. Muy buenas con el toque de la cebolla horneada. Son ocho a 15,95 € el plato. Con el descuento se quedan en 9,57 €, a unos 1,20 € cada bivalvo.

Callos a la madrileña: Los sirven en un plato hondo con forma triangular de la misma vajilla en la que sirvieron los pimientos. Viene con cuatro guindillas, una por comensal, todo un detalle. Están buenos, densos, melosos y sabrosos. Tomamos un plato a 15,95 €. Con el descuento se quedan en 9,57 € y en la factura pone 10,23 €. 0,66 € de mas.

Principales:

Lubina a la sal "nuestra estrella": La traen en un recipiente con ruedas en donde la limpian de sal y espinas. La sirven en un plato llano. La ración parecía escasa y se le comentó al camarero quien llamó al maître. Nos dijo que ese era el tamaño normal para las lubinas de 900 gr y que vendría el jefe a comentarlo, pero no apareció. Junto a la lubina ponen un plato con patatas al horno, algunas quemadas, y dos recipientes con salsas, uno con mahonesa y el otro con verduras. La lubina muy buena y limpia. Se pidieron dos platos, cada uno a 24,00 €. Con el descuento se queda en 14,41 €. En la factura lo cobran a 16,17 €, es decir 1,76 € de más por plato.

Chuletón a la parrilla para dos personas: Lo sirven semi crudo y fileteado en una fuente en la que hay patatas paja. Para terminar de hacerlo al gusto ponen en la mesa una parrilla de piedra caliente. Se acompaña con un plato de patatas fritas, pimientos de padrón y bol con sal gorda. También ponen un plato con un bote de mostaza y dos bols de salsas, una de ellas chimichurri. Carne buena, sabe bien. Se pidió un plato para dos a 46,47 €. Con el descuento se queda en 27,89 € el plato.

Postres:

Leche frita con helado: La sirven en un plato llano. Son dos porciones cuadradas de leche frita. Al lado se decora con unos chorreones de chocolate y una bola de helado de vainilla. Por encima azúcar glas. La leche frita no cumplió las expectativas esperadas. Se pidieron dos, cada plato a 7,15 €. Con el descuento se queda en 4,29 € cada postre.

Coulant de chocolate con helado: Lo sirven en plato llano cubierto de chocolate, al lado una bola de helado de vainilla. Bueno, extraordinario. Un postre adecuado para los amantes del chocolate. Se pidió uno a 7,15 €. Con el descuento se queda en 4,29 €. En la factura cobran 4,18 €, 0,11 € de menos.

Quesada con mermelada de frutos del bosque: Lo traen en un plato llano moderno. Sobre la mermelada de frutos del bosque se sitúa una bola de helado de vainilla y dos porciones rectangulares de quesada, una apoyada en la otra. Buena. Se pidió una a 7,15 €. Con el descuento se queda en 4,29 €.

Cafés e infusiones:

Se tomaron tres cafés cortados, uno de ellos descafeinado y una infusión de menta poleo. Cada bebida a 2,53 €.

Vinos:

Mar de Frades 2017: Vino blanco con denominación de origen Rías Baixas, de las bodegas Mar de Frades (www.mardefrades.es). Elaborado con uvas Albariño. Muy bueno. Nos bebimos dos botellas, a 28,60 €. El precio aproximado de venta al público en las tiendas es de 13,00 € la botella. El restaurante lo vende a más del doble, a un 120%, sobre el precio de venta al público en un comercio.

Copas: Nos ofrecieron chupitos de pacharán de anís y crema de orujo.

Servicio: Correcto y profesional. Los camareros van con una camisa blanca, pantalón negro y mandil beige correctamente uniformados.

Descuentos: Al ir a través de "eltenedor" nos hicieron un descuento del 40% sobre los platos de la carta. Un 27,90% real sobre la cena sin copas. El descuento fue de 74,15 €, lo que supone 18,62 € por comensal. Sin el descuento la cena habría costado 66,42 € sin las cervezas.

Porcentajes: Del total del precio en factura de la cena, sin incluir las cañas ni las copas, aproximadamente el 62,8% corresponde a la comida y el 37,2% a la bebida.

La carta y la factura: Ninguna contienen los precios con el I.V.A incluido, como debe ser. Hay pequeños errores en los precios de la factura con respecto a los de la carta en tres de los productos dando un resultado, en contra del cliente, de 4,07 €.

Comentario final: Restaurante amplio. Decoración clásica con elementos modernos. Iluminado correctamente. Platos tradicionales de toda la vida como carnes a la parrilla, pescados y mariscos, bien elaborados y de calidad. Servicio correcto y profesional. Espacio entre mesas y comensales correctos. Hay errores en la factura y ni esta ni la carta incluyen el I.V.A. en los productos.

 
Antonio Ávila .
 
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Rau
Ric
8
8
8
8
-
-
-
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

8,00

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
47,80 €
ACTUALIZADO:
 
En el precio no se incluyen cañas ni copas.
 
Reservó Antonio de la Poza.
 
Ver factura
Ver tarjeta
 
La carta (22/02/2019):
 
OTROS ENLACES DE INTERES:
Crítica de Metrópolis
 
 
Actualizada el 10 de marzo de 2019
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.
 
 

 

 

 

Image