Club Tragon   Sub head    
     
 

KENA de Luis Arévalo

 
Calle: Diego de León, 11. Zona Salamanca. Madrid.
Teléfono: 91 725 96 48
Web: www.kenadeluisarevalo.com
Fecha: 27 de octubre de 2017 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN:
Cocina nikkei.
 

"Hablar de KENA es hablar de cocina nikkei, o lo que es lo mismo, esa fusión de las cocinas japonesa y peruana fruto de la oleada de inmigrantes nipones que llegaron a Perú a finales del siglo XIX. Kena representa la evolución de la cocina nikkei, mucho más cosmopolita y global, en la que el producto, tratado con las técnicas japonesas más tradicionales, se convierte en el absoluto protagonista desde un punto de vista muy personal y a su chef Luis Arévalo, considerado como el precursor de la cocina nikkei en España. Cuenta con un equipo de cocineros que forman parte de una nueva generación. El espacio, íntimo y personal, está dividido en dos zonas, los platos calientes se elaboran en la cocina y los fríos se preparan en la barra en la que el chef trabaja diariamente a la vista de los comensales. De la barra al plato de la mano de Luis Arévalo. Al más puro estilo nipón, fusionando la humildad de una izakaya japonesa y una casa de comidas actual, el equipo de sala es cercano y atento. Distribuido en la zona de la barra de sushi, mesas altas y comedor y con una decoración en tonos oscuros y madera, el equipo de Kena consigue así que el producto sea el absoluto protagonista."

(Información extraída de su página web)

 
Fundado: 31 de marzo de 2014
Propietario: Kena de Luis de Arévalo S.L.
Dirección Guillermo Pardo
Chef: Luis Arévalo
Jefe de sala: José Ruales
Sumiller: Pierina
Interiorismo: Nacho García Vinuesa
El precio medio estimado por persona en la fecha de la cena es de 60,00 €.
 
LOS COMENTARIOS DE RAÚL:

Las cañas: Tomamos cerveza de barril japonesa Kirin, cuatro euros, bien bajo. Nos ponen de aperitivo vainas de soja, están hechas a la brasa, se come la parte de dentro que tiene un sabor que recuerda entre el de los guisantes y el maíz.

Aperitivo:

Blody Mary con pisco y Yuzu: Estaba aceptable.

A compartir:

Nigiri Moriawase: consta de una selección de 10 piezas de sushi y seis de hosomaki, 30 €. El sushi era de atún con algo de wasavi, de salmón, de dorada o lubina, y otro pescado que no recuerdo, después mantequilla, de chicharro, de caballa, de sardina y de volcán de vieira as con ají amarillo. Estaban muy normalitos, menos que bien, algo secos y el arroz tiene poco sabor. Los seis hosomakis de atún constaban de alga, arroz, atún y, al lado algo de wasavi que yo no probé. De sabor estaban normalitos.

Ceviche de corvina al ají amarillo: Lleva leche de tigre de ají amarillo, choclo y canchita, más cremosa de boniato. Estaba algo picante y de sabor bien alto. 18 €.

Segundos:

Cochinillo y crema de patatas secas: Llevaba aderezo de mandarina y polvo de cebolla morada. De sabor bien. 18 €.

Secreto ibérico al wok: Llevaba un salteado de verduras (pimiento rojo, pimiento verde y vainas) más crujiente de arroz, tomate cherry y huevo de codorniz, calificado de regular. 18 €, si bien creo que en la carta pone 22 €.

Tiradito de atún: Llevaba salsa nikkei, cremosa de boniato
(color naranja) y de aguacate (verde). Lo califico como un bien normalito. 20 €.

Wagyu, patatas y especias Andinas: Llevaba patatas violeta, olluco, cebolla encurtida, crema de chirimilla. Lleva poca carne y mucha verdura, lo califico aceptable. 22 €.

Postres:

Yo tome helado de jengibre con trufa de menta y chocolate, también tenía algo de merengue y trozos de coco, estaba bien y costaba seis euros. Otros platos que pidieron fueron: helado de lucuma con espuma de café (la lucuma es algo parecido a la nuez). Yo lo probé y estaba bien, seis euros de precio. También helado de choco natcha, sin calificar.

Cafés: El café y una copa posterior los tomamos en otro local.

Nota: Todos los platos fueron compartidos y luego pedimos un postre. Cabe decir que habíamos pedido menos cantidad de platos pero al no haber pan, incluso lo pedimos y no nos dijeron que no había, tuvimos que pedir algo más porque si no iba ser poca cena.

Vino:

Albamar de rías Baixas de 2016, precio 27 €, estaba bien.

Copas:

De sobremesa tomamos pisco sour clásico de 10 € de precio; este pisco sour es un cóctel de aguardiente con más o menos cantidad y limón, es más tradicional del normal. Lleva pisto acholado, lima, jarabe de goma, clara de huevo y amargo de agostura. Seis euros y estaba bien.

Comentario final:

Este restaurante, en el que se fusionan las cocinas de Perú y Japón nos ha defraudado bastante, máxime teniendo en cuenta las calificaciones que aparece en diferentes medios de comunicación.

 
OTROS COMENTARIOS:

Entorno: En el barrio de Salamanca.

Las cañas: Las tomaron en el propio restaurante. Fueron cuatro cervezas japonesas Kirin. De aperitivo pusieron un bol de edamame a la brasa, que son unas vainas de soja inmaduras. Cada cerveza la cobran a 4,00 €.

Nombre: KENA de Luis Arévalo. Kena puede ser una palabra fonéticamente similar a quena, del quechua qina, que es el nombre de un instrumento musical, típico del Perú, que consiste en una o varias flautas unidas entre sí. Luis Arévalo es el nombre del chef.

Carta en la web: No tiene, aunque en la web hay fotos de diferentes platos.

Carta de vinos en la web: No tiene.

Local: Situado en pleno barrio de salamanca, la fachada presenta un amplio ventanal con la puerta de entrada de cristal y marco metálico a la derecha. En el interior nos encontramos de frente con una barra de bar, con asientos para comer y un primer salón. Al fondo a la izquierda está el comedor principal que fue donde cenamos. La decoración es moderna e informal. Las paredes son oscuras, en tonos marrones, con decoración en madera. La iluminación con lámparas desde el techo, es irregular. Hay zonas oscuras y otras bien iluminadas. Sobre la mesa es correcta. El techo de escayola blanca. El suelo beige claro en el primer salón y de madera oscura en el segundo. Las mesas del primer salón son cuadradas y de color madera, las del segundo se intercalan estas últimas con otras rectangulares, también de madera, pero de color blanco. Las sillas son negras, de una sola pieza y con patas finas, de madera, que salen del centro del asiento en forma parecida a los vértices de una pirámide. Nos pusieron en una mesa rectangular junto a la pared y a la puerta de salida de emergencia. En uno de sus laterales teníamos para sentarnos un sofá de color blanco con un respaldo hasta el techo. No pusieron mantel pero si servilleta de tela de color beige. La vajilla y la cubertería modernas. Ponen vasos grandes de agua y copas para el vino.

Comensales: Cuatro. Raúl, Antonio Arnáiz, Carlos y Antonio de la Poza. Faltaron Justo, Ricardo y Antonio Ávila.

Pan: No pusieron. Ni aún después de pedirlo. ¿Tendrán pan?

Aperitivo:

Blody Mary con pisco y Yuzu: Lo pusieron un pequeño vasito. El yuzu es una fruta cítrica del Japón.

Entrantes:

Niguiri Moriwase: Lo sirven sobre una bandeja de madera. A un lado, agrupados, los seis hosomakis y a continuación las diez piezas de sushi diferentes. Se pidió una ración a 30,00€.

Ceviche de corvina al ají amarillo: Lo sirven en una especie de bol cerámico de color verde oscuro. Al fondo la salsa de leche de tigre amarilla por el ají y sobresaliendo el ceviche, el choclo (en quechua maíz tierno), la cancha (en quechua maíz tostado) y una crema de boniato en forma de pegotitos. Se pidió un plato a 18,00 €.

Principales:

Cochinillo y crema de patatas secas: Lo sirven en plato moderno de color verdoso con bordes negros. Es una pieza cuadrada de cochinillo sobre la crema de patatas secas. Encima unas verduras y gotas del jugo de la preparación del cochinillo. Atravesando el plato una línea de polvo de cebolla morada. Se pidió un plato a 18,00 €.

Secreto ibérico al wok: Lo traen en un plato hondo de color oscuro. Al fondo la carne con los pimientos. Por encima hebras de las vainas, el huevo de codorniz frito con sésamo en lo alto y una lámina del crujiente de maíz. Se pidió un plato a 18,00 €.

Tiradito de atún: Lo traen en un plato hondo, blanco, decorado con flores. Al fondo el atún en láminas ordenadas circularmente y semicubierto por la salsa nikkei. En los bordes, haciendo un círculo, pegotitos de crema de boniato y mango alternándose. Se pidió uno a 20,00 €.

Wagyu, patatas y especias Andinas: Lo traen en un plato llano blanco. A un lado del plato se agolpan la carne, las patatas moradas, el olluco, que es un tubérculo peruano y las verduras. La otra mitad del plato lleva siete pegotitos de la omnipresente salsa de boniato. Por encima el polvo de cebolla morada. Se pidió uno a 24,00 €.

Postres:

Helado de jengibre con trufa de menta y chocolate: Lo traen en un plato azul de cristal. A un lado, sobre el coco rallado, la bola de helado con una lámina de chocolate. A su lado un poco de merengue y alrededor, sobre líquido verde, unos trocitos de trufa de menta. Pedimos dos a 6,00 € cada uno.

Helado de lucuma con espuma de café: Lo sirven en una bandejita blanca. Sobre ella, en un recipiente, el helado y la espuma de café por encima. Completan el postre unas gotas de jarabe amarillo y verde, unos cuadraditos de bizcocho y unos fideos o gusanitos de chocolate. La lucuma es una fruta dulce, con sabor parecido a la nuez, que procede de los valles andinos del Perú. Pedimos un postre a 6,00 €.

Chocolate, matcha y jalea de rocoto: Lo presentan en una fuente alargada. En el centro, sobre bizcocho de chocolate desmenuzado, una bola de helado de chocolate y sobre él, clavado, un crujiente. A los lados dos bolas de bizcocho de matcha. Se completa con unas gotitas naranjas de la jalea de rocoto y otras de un jarabe verde. El rocoto es un fruto parecido al aji, picante, muy usado en Perú. El Matcha es un té verde, molido, usado en la ceremonia japonesa del té. Se pidió uno a 7,00 €.

Cafés e infusiones:

No se tomó café en el restaurante.

Vinos:

Albamar 2016: Vino Albariño, blanco joven, con la denominación de origen Rias Baixas. De la bodega Albamar (www.facebook.com/BodegasAlbamar/). Está elaborado con uvas Albariño 100%. Nos tomamos dos botellas a 27,00 € cada una. El precio aproximado de venta al público en una tienda es de 12,00 € la botella, por lo que el restaurante lo vende a más del doble del precio de venta al público en un comercio.

Copas: No invitaron a chupitos. Tomamos cuatro vasos de Pisco Sour a 10,00 € cada uno.

Servicio: Dispar. No ponen manteles. No ponen pan ni hacen caso cuando se les pide.

Descuentos: No se aplicó ningún descuento.

Porcentajes: Del total del precio en factura de la cena, sin incluir las cañas, el 73,9% corresponde a la comida y el 26,1% a la bebida.

La carta y la factura: Ambas contienen los precios con el I.V.A incluido, como debe ser. En la factura se cobra el plato de cochinillo a 18,00 € cuando en la carta pone 22,00 €.

 
Antonio Ávila .
 
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Rau
Ric
-
5
4
3
-
6
-
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

4,50

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
51,75 €
ACTUALIZADO:
 
En el precio no se incluyen cañas ni copas.
 
Reservó Antonio Arnáiz.
 
Ver factura
Ver tarjeta
 
La carta (27/10/2017):
 
 
Actualizada el 6 de diciembre de 2017
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.
 
 

 

 

 

Image