Club Tragon   Sub head    
     
 

LELISÉ

Restaurante cerrado en 2017
 
Calle: Víctor Andrés Belaunde, 6. Zona Chamartín. Madrid.
Teléfono: 91 795 81 94
Web: www.lelise.es
Fecha: 24 de febrero de 2017 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN:
Cocina de autor con referencias asturianas
 

"Lelisé es gastronomía, filosofía del trato al cliente, compendio de sabores y saberes en los que confluyen todos los tiempos del hacer culinario. Es el proyecto personal y vital de un gran profesional cuya vida ha estado siempre ligada a este sector. Tras absorber todo el conocimiento que su padre, gran hostelero, le trasmitió y habiendo probado el éxito con un local en las afuera de Madrid, José Ignacio López Álvarez se embarca en su proyecto más personal, creando un espacio de estudio y respeto hacia la cocina, sus ingredientes y la fusión entre tradición y vanguardia. En Lelisé encontramos un complicado equilibrio que nos atrapa en sabores de antaño, de siempre, con formas actuales y sumamente atractivas."

( Información extraída de su página web )

 
Fundado:

2015

Propietario: MC Restauración 2016 S.L.
Dirección José Ignacio López Álvarez
Chef: José Ignacio López Álvarez
Jefe de sala: José Ignacio López Álvarez
 
El precio medio estimado por persona en la fecha de la cena es de 45,00 €.
 
COMENTARIOS:

Entorno: Está situado en la zona norte de Madrid cerca de la plaza de la República Dominicana y de la bifurcación de las calles Serrano y Príncipe de Vergara.

Las cañas: Las tomamos en la Taberna Ansorena, justo al lado. Fueron cinco cañas, una de ellas sin alcohol. Las primeras las cobran a 2,00 € cada una y la otra a 2,20 €. Sólo pusieron tapa, un poco de foie-gras sobre pan, con el primer pedido, luego se 'olvidaron'. La tapa sin nada que destacar.

Nombre: Lelisé. El nombre lo eligió el duenño, José Ignacio, para darle un toque personal y viene de la contracción extraña de la frase "La casa de ELIsa y Jo", siendo Elisa su mujer.

Carta en la web: Si, sin precios y sin fotos.

Carta de vinos en la web: No.

Local: La entrada simula una pequeña casa con ventana y puerta de madera rústica y vigas en el techo. Traspasado el umbral, un pasillo conduce al salón dejando a su derecha la cocina, totalmente abierta, separada tan sólo por una barra. Tras subir seis peldaños, continua el corredor habilitando a la derecha los aseos y una pequeña barra de bar, de frente el comedor. Es mediano y está decorado como el salón de una casa. Las paredes están pintadas de blanco y alguna revestida de piedra. Hay una chimenea que simula el fuego mediante vapor y luz. Sobre ella, unos velones y un cuadro. Completan la decoración otras tres mesas estrechas, junto a las paredes, en las que hay lámparas que proporcionan parte de la luz y unos espejos que la reflejan complementándola con la procedente de los focos del techo. Al fondo del salón unos ventanales se cubren con cortinas beige. El suelo es de baldosas, probablemente gress, de color barro con llagas oscuras entre ellas y con un pasillo, imitando a madera, de lado a lado. En total hay diez mesas rectangulares y una redonda en la que nos situaron. La distancia entre ellas adecuada, al igual que la que hay entre comensales. Las sillas, simples, llevan un cojín atado. Las mesas van cubiertas por faldones beige y manteles blancos como las servilletas. La vajilla moderna y variopinta. La cubertería funcional. Copas grandes para el vino y vasos para el agua. El restaurante presenta un ochenta por ciento de aforo.

Comensales: Estuvimos cinco. Antonio Arnáiz, Ricardo, Raúl, Carlos y Antonio Ávila. Faltaron Antonio de la Poza y Justo.

Menú Degustación: Es un menú a 35,00 €, I.V.A. incluido, que consta de una degustación de snacks, tres entrantes, pescado, carne y postre. No incluye bebidas.

Pan: Ponen un bollo tipo chapata, de corteza crujiente y miga no muy densa. Muy bueno.

Snacks:

Berenjenas crujientes en tempura de garbanzos con piñones y miel: Las sirven en una fuentecita rectangular de color blanco. Son rodajas de berenjena finamente cortadas y fritas con la tempura de garbanzos. Sobre ellas un chorreón de miel. No aprecié los piñones, quizás estaban molidos. Verdaderamente estaban crujientes, muy buenas.

Crema de cebolla con jengibre: La sirven en pequeños recipientes individuales de cristal con cierre hermético. Se toma con cucharita de postre. Templada. Muy buena.

Entrantes:

Gazpacho de melón con picatoste al Pedro Ximénez: Se presenta en un plato hondo extraño. Lleva por encima un chorreón de aceite y otro de Pedro Ximénez. No se vislumbra el picatoste. Lo sirven frío, del tiempo. Muy bueno.

Setas gratinadas con espuma de ali oli de miel: Lo sirven en una especie de bol con alas. Cubriendo totalmente las setas está la espuma de ali oli gratinada. Por encima se decora con unos chorreones de salsa de aceite de arbequina y soja. Las setas son shiitake que junto al ali oli, dulce y picante, dan una textura y un sabor al plato muy buenos, buenísimo. Quizás un poco menos de ajo acercarían al nivel de exquisito al plato.

Atún de almadraba a la plancha en salsa de teriyaki: Lo presentan sobre una lámina de pizarra que a su vez va en un plato llano grande. A un lado la porción de atún a la plancha con semillas de sésamo en el borde, por encima la salsa teriyaki y láminas de jengibre. A un lado una ensalada de hojas de colores verde y morado. El atún buenísimo para la mayoría.

Principales:

Pixin amariscado: Lo sirven en plato hondo. En el centro una tajada del rape y sobre ella un gambón ya pelado. Todo va cubierto por una salsa de mariscos y se decora con una hoja verde deshidratada. El rape muy bueno pero algo seco, la salsa buenísima.

Solomillo de buey a la parrilla con foie: Lo presentan en una plancha circular de pizarra. En el centro la pieza de solomillo, hecha por fuera y roja por dentro, al lado una salsa en la que parece diluido el foie, el plato se completa con cebollitas, media patata asada y hojas de romero. La cebollita dulce buena, la carne muy buena, el foie queda enmascarado por la salsa.

Postres: El menú incluye como postre Tiramisú con viruta de chocolate, pero el chef nos ofreció poner diferentes postres para así poder probar más. Pensamos que pondría, en platos individuales, pequeñas porciones de ellos, pero trajo cuatro postres diferentes que nos íbamos pasando de unos a otros.

Tiramisú: Lo presentan en un plato hondo moderno. En el centro el bizcocho con sabor a café cubierto por la crema espolvoreada con cacao. También está espolvoreadodo todo el plato con azúcar glass a modo de presentación. No está mal, normalito.

Tarta de queso sobre hojaldre, chocolate y fresa: Lo sirven en un plato llano, moderno y grande. Sobre una oblea, el hojaldre, y sobre ella una bola de la tarta de queso con forma de helado. A un lado una fresa cortada en láminas. Completa el plato chorreones de chocolate. Gustó mucho.

Arroz con leche en dos texturas con galleta: Lo sirven en un vaso grande y ancho. El arroz está al fondo y por encima una espuma de arroz con leche con canela espolvoreada. Bueno.

Brownie de chocolate: Lo presenta en una lámina circular de pizarra. La porción de brownie se apoya sobre una cama de crema de chocolate. Va cubierto por los frutos secos y la bola de helado de vainilla coronada por una hoja de menta. Muy bueno, es el postre que más gustó. Trajeron dos.

Cafés e infusiones:

Se tomaron tres cafés cortados descafeinados, uno cortado normal y una infusión. Los cafés y la infusión los cobran todos igual a 2,00 € cada uno.

Vinos:

Mar de Frades 2015: Vino blanco con denominación de origen Rías Baixas, de las bodegas Mar de Frades (www.mardefrades.es). Elaborado con uvas Albariño. Muy bueno. Nos bebimos una botella, a 19,50 €. El precio aproximado de venta al público en las tiendas es de 14,00 € la botella. El restaurante lo vende un 40% sobre el precio de venta al público en un comercio.

Aldeya Garnacha: Vino tinto con denominación de origen Cariñena. De bodegas Pago Aylés (www.pagoayles.com). Vino joven elaborado con uvas Garnacha 100%. Bueno. Nos bebimos dos botellas, a 12,00 € cada una. El precio aproximado de venta al público en una tienda es de 5,00 € la botella, por lo que el restaurante lo vende un 140% más caro que el precio de venta al público en un comercio.

Copas: Invitaron a chupitos. Ofrecieron licor de orujo y repetimos. Bueno.

Servicio: Amable, familiar y profesional. Correctamente uniformados con camisa blanca y mandil negro el camarero, el chef, que hacía labores de maître, con la chaquetilla correspondiente. Hubo discontinuidad entre los principales y los postres, que a nuestro parecer, debieron ser en platos individuales.

Porcentajes: Del total del precio en factura de la cena, sin incluir las cañas, el 73,7% corresponde a comida y el 26,3% a bebida.

La carta y la factura: Ambas contienen los precios con el I.V.A incluido, como debe ser. No contiene errores.

Comentario final: Restaurante con un pequeño comedor decorado como el salón de una casa, lo que le da un toque familiar. La cocina combina la tradición asturiana con platos de autor. Los platos son de calidad, bien elaborados y presentados. Tomamos el Menú Degustación, muy recomendable. Servicio amable y profesional. Invitaron a chupitos. La carta y la factura incluyen el I.V.A. como debe ser.

 
Antonio Ávila .
 
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Rau
Ric
9
8
-
9
-
9
7
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

8,40

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
47,50 €
ACTUALIZADO:
 
En el precio no se incluyen cañas ni copas.
 
Reservó Raúl.
 
Ver factura
Ver tarjeta
 
La carta (24/02/2017):
 
 
Actualizada el 6 de marzo de 2017
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.
 
 

 

 

 

Image