Club Tragon   Sub head    
     
 

ADUNIA

Restaurante cerrado en 2017
 
Calle: General Pardiñas, 56. Zona Salamanca. Madrid.
Teléfono: 91 401 35 80
Web: www.adunia.es
Fecha: 25 de noviembre de 2016 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN:
Cocina de autor con referencias manchegas
 

El jueves de la semana pasada, 17 de noviembre de 2016, se inauguró este nuevo restaurante de la mano de su chef Manuel de la Osa. Su cocina está basada en las tradicionales recetas manchegas de toda la vida, a las que le añade su toque personal.

 
Fundado:

2016

Propietario: Lugar Adunia S.L.
Dirección Manuel de la Osa
Chef: Manuel de la Osa y Hugo
Jefe de sala:  
Interiorismo: StudioD12 (www.studiod12.com) y Extudio (www.extudio.es)
 
El precio medio estimado por persona en la fecha de la cena es de 60 a 80 €.
 
COMENTARIOS:

Entorno: Está situado en pleno barrio de Salamanca cerca de la plaza del marqués del mismo nombre.

Las cañas: Las tomamos en el propio restaurante. Fueron seis. Las primeras acompañadas por un platito con tres o cuatro aceitunas, el resto no. No llegaron a cobrarlas pues no aparecen en la factura, suponemos que por olvido, ya que si llega a ser una invitación habría aparecido en la nota o nos lo hubieran mencionado.

Nombre: Adunia. Según la R.A.E. es una palabra procedente del árabe que se traduce como "en abundancia".

Carta en la web: La web está en construcción.

Carta de vinos en la web: La web está en construcción.

El chef: Manuel de la Osa nació en Cuenca, desde joven estuvo en contacto con los fogones al lado de su madre, su tía y su abuela en el bar Manolo. A principios de los ochenta, junto a su familia, abrió el restaurante Las Rejas, en Las Pedroñeras, Cuenca, con el que consiguió una estrella Michelin y tres soles Repsol. También cuenta con los premios de "Cocinero del año", "Restauración de Castilla La Mancha" y "Nacional de Gastronomíia al Mejor Jefe de Cocina en 1998".

Local: Hace esquina con la calle del General Pardiñas y don Ramón de la Cruz. Es un local de dos plantas, la primera, por la que se entra, está situada por encima del nivel de la acera por lo que se accede a través de una escalera. En ella se encuentra la barra del bar y la zona de tapeo y comida rápida denominada El Zaguán. Está decorada con colores claros y tiene ventanas a la calle. Hay poco espacio entre la barra y las mesas que hay junto a las ventanas por lo que las camareras tienen que pedir permiso a los clientes cada vez que acceden a atender dichas mesas. Mediante otras escaleras, esta vez hacia abajo, se desciende al semisótano donde está situado el comedor, los baños y las cocinas. El salón tiene forma alargada. Destaca su "mesa infinita", una única superficie en la que los grupos de comensales se separan por medio de elementos ornamentales sobre ella. Las paredes que dan a la calle están revestidas por material de color negro, de unos dos metros de altura, que alinean el espacio y aprovechan los huecos entre pilares con estanterías o armarios ocultos para guardar copas u otros utensilios del servicio. Por encima y hasta el techo son de ladrillo visto e integran diversas ventanas en forma de tragaluz. Las paredes interiores están forradas por telas de cortina típicas de La Mancha y ocultan la cocina. El techo también es de color negro y el suelo de madera barnizada en tonos claros. La iluminación está compuesta por luz indirecta sobre las paredes y por cinco enormes lámparas en forma de cúpulas fabricadas en microcemento y diseñadas por el iraquí Martin Hanoos. Las sillas modernas, de madera. Sobre la mesa de color gris se colocan manteles individuales blancos para cada comensal. La vajilla es variopinta con alusiones a la cerámica de la zona. La cubertería funcional. Copas grandes para el vino y vasos para el agua. El restaurante a mitad de aforo.

Comensales: Estuvimos cinco. Antonio Arnáiz, Antonio de la Poza, Raúl, Carlos y Antonio Ávila. Faltaron Ricardo y Justo.

MENÚ TRADICIÓN: Menú degustación a 70,00 €. No incluye bebidas. Al parecer, por lo que pone la carta, el menú se puede elegir acompañándolo con una selección de vinos por 25,00 € más. No la comentaron ni fue esa nuestra elección.

Pan: Pusieron, sobre el plato correspondiente, una rebanada de pan que renovaban a petición del comensal.

Aperitivos:

Tartar de ciervo aliñado con pepinillos y alcaparras: La sirven en un cuenco, modelado en forma de croqueta de un solo bocado, acompañado por dos láminas de pan y una hoja de acedera. Gustó mucho, buenísimo, aunque a alguien le pareció normal.

Carpacho de boletus con lomo de perdiz y trufa: Lo sirven en un recipiente oblongo sin forma definida. Sobre una capa de setas laminadas se coloca una muestra de la carne y se cubre de hojas de berros, se completa con una fina loncha de trufa. Muy bueno, exquisito. Destaca el sabor del boletus crudo.

Entrantes:

Trufa de queso: Se presenta como un trampantojo aparentando ser una trufa de chocolate sobre una especie de tierra de pan tostado. Sabor suave y textura cremosa. Muy bueno.

Lomo de orza con asadillo de pimientos: Pusieron este entrante como opción a los que no les gusta el queso. Vienen tres trocitos de carne junto a una tira de pimiento. Se acompaña con una bolita de alioli. Bueno.

Pan de leche relleno de guiso de galianos: Lo sirven en un bol. En el fondo la salsa del guiso y encima el pan en forma de bola una hojita decorativa. En su interior lleva, según dicen, carne de caza de perdiz o de liebre. El pan denso y la carne inapreciable. El jugo bueno.

Sopa de ajo morado de Las Pedroñeras: Traen primero un plato hondo pequeño con un huevo a baja temperatura al fondo y encima un cilindro construido por un crujiente de pan. Del centro sale una lámina de jamón. Luego vierten la sopa caliente sobre el plato. Estaba muy buena, quizás el mejor plato del menú.

Principales:

Bacalao con pisto y azafrán: Lo sirven en un plato llano de cerámica. En el fondo se sitúa la cama de pisto, sobre ella una pequeña porción del bacalao con la piel hacia arriba. Por encima ralladuras de nuez de Macadamia. Discrepancia de opiniones entre normalito y muy bueno. Se encontraron espinas en varios de los platos.

Brazuelo de cordero asado, ensalada de hierbas y patatas mortero: Lo presentan en un plato llano de color negro. Sobre las patatas se sitúa la carne de paletilla de cordero, ambas formando un cilindro. Encima una rama de tomillo, a un lado un par de tiras de pimiento asado y al otro unas hojitas de berro. Muy bueno.

Postres:

Quesos nacionales afinados en la casa: Lo sirven en un plato llano de color negro. Son dos pequeñas porciones de quesos diferentes y sobre ellas un pedacito de bizcocho o sobao. Se acompaña con una gota de mermelada y tres almendras. Buenos.

Frutos del bosque: Igual que antes, lo ponen en sustitución del anterior si no te gusta el queso. Viene también en plato llano negro. En el centro frambuesas, moras y arándanos rodeados por pegotitos de mermelada.

Melón macerado, yogur especiado y granizado de piña: Lo sirven en plato llano. En el centro cubitos de melón de color naranja, sobre él una pizca de yogurt y un poco del granizado de piña. Se remata con una hoja de menta. Un plato muy fresco y original a la par que escaso. Muy bueno.

Cafés e infusiones:

Se tomaron tres cafés cortados descafeinados, uno cortado normal y una infusión. Los cafés y la infusión los cobran todos igual a 2,00 € cada uno. Con los cafés pusieron unos "petit four" compuestos por un macaron de azafrán, fuerte de sabor pero muy bueno, un turroncito de avellana, muy bueno también, una trufa, buena, suave y una gominola de ajo negro de sabor curioso.

Vino:

Cala Nº 2 crianza 2013: Vino tinto con la denominación de la Tierra de Castilla. De bodegas Tinedo, (www.tinedo.es). Vino ecológico elaborado con uvas de la variedad Tempranillo 83%, Graciano 15% y Roussanne 2%. Criado durante catorce meses en barrica. Se pidieron dos botellas. El coste en la factura es de 20,00 € cada una. El precio aproximado de venta al público en una tienda es de 11,00 € la botella, por lo que el restaurante lo vende un 80% más caro que el precio de venta al público en un comercio. En la factura cobran el vino Cala Nº 1 en lugar del Cala Nº 2.

Copas: No invitaron a chupitos.

Servicio: Amable y profesional. Correctamente uniformados con traje negro, camisa blanca y corbata azul. Cambian los cubiertos con cada plato y las copas de vino con cada botella. Hay continuidad entre platos y todos llegan a la vez. No se apercibieron que faltó pan y hubo que pedirlo.

Porcentajes: Del total del precio en factura de la cena, sin incluir las cañas, el 85,8% corresponde a comida y el 14,2% a bebida.

La carta y la factura: Ambas contienen los precios con el I.V.A incluido, como debe ser. Contiene errores. Al analizarla vimos que no incluyeron las cañas de la barra y en lugar del vino Cala Nº2 cuyo precio en carta es 22,00 € cobran el Cala Nº 1 a 20,00 €.

Comentario final: Restaurante del chef Manuel de la Osa con una estrella Michelin. Tomamos el Menú Tradición. Son platos originales, de calidad, bien elaborados y muy buenos en general. Algunos escasos o muy escasos impidiendo disfrutar de los sabores. Precio elevado para estos tiempos. Servicio amable y profesional. No invitaron a chupitos pero si a petit four con el café. Factura con errores en contra del restaurante, se olvidaron incluir las cañas y cobraron un vino diferente.

 
Antonio Ávila .
 
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Rau
Ric
9
5
7
9
-
9
-
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

7,80

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
81,60 €
ACTUALIZADO:
 
En el precio no se incluyen cañas ni copas.
 
Reservó Antonio Arnáiz.
 
Ver factura
Ver tarjeta
 
La carta (25/11/2016):
 
 
Actualizada el 6 de diembre de 2016
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.
 
 

 

 

 

Image