Club Tragon   Sub head    
     
 

LA PLAYA y sus arroces

 

Calle: Magallanes, 24. Zona Chamberí. Madrid.

Teléfono: 91 446 84 76
Web: restaurantelaplaya.com
Fecha: 30 de otubre de 2015 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN:

Cocina casera de mercado.

 

"Esta popular taberna que abrió sus puertas hace más de de 50 años en pleno barrio de Chamberí, sigue conservando los platos castizos de aquella época: Su inigualable ensaladilla y sus exquisitos callos “con mucho morro”, sus platos de cuchara y sus arroces, insuperables en Madrid, elaborados de forma casera dan a este restaurante un toque tradicional."

(Extraído de su página web)

 
Fundado:

En 1943 por José Rodríguez de Prada.

Propietarios: Grupo Oter
Chef:  
Jefe de sala: José
Camarera: Daniela
 

Este restaurante forma parte de los veinticuatro de Gerardo Oter (Grupo Oter). La Cofradía Club del Tragón ha estado en otros restaurantes del Grupo, previamente en El Telégrafo, en la cena Nº 75 en 1996, en La Taberna del Puerto, en la cena Nº 107 en 1999, en Il Gusto, en la cena Nº 156 en 2003, en Teitu, en la cena Nº 174 en 2004, en Colonial Norte, en la cena Nº 237 en 2009 y posteriormente en Mercado de Espronceda, en la cena Nº 319.

El precio medio estimado por persona en la fecha de la cena es de 50 €.
 
COMENTARIOS:

Las cañas: Las tomamos en el bar de al lado "Casa de vinos". Fueron siete cañas, a 1,70 € cada una, se tomó también una sin alcohol a 2,0 €. Con las tres primeras pusieron de tapa una rodajita de fuet con un triangulito de queso sobre pan. En las siguientes un poco de fuet con picos.

Nombre: La playa y sus arroces. Supongo que porque inicialmente se servían, al igual que ahora, arroces, pescados y comida mediterránea.

Carta en la web: Si, con precios y sin fotos.

Carta de vinos en la web: Si, sin precios.

Local: Está situado en el barrio de Chamberí, junto a la glorieta de Quevedo. La fachada presenta dos grandes ventanales que flanquean a la entrada. Los marcos y la parte bajan son de madera barnizada con aspecto vetusto. Las ventanas están cubiertas de visillos impidiendo ver su interior. Encima, debajo de un largo toldo recogido, y con letras grandes doradas figura: "24 RESTAURANTE LA PLAYA 24". La poca pared exterior que se ve es de color gris. En el interior un gran comedor casi rectangular, de no ser por la cocina que está incrustada al fondo a la izquierda, y prácticamente diáfano, sin contar las columnas que lo interrumpen. A la derecha una pequeña barra de bar, a continuación las escaleras que bajan a los servicios y unas ventanas por las que recibe parte de la luz diurna. El aspecto es clásico y anticuado. Las paredes presentan un zócalo a media altura bordeado con perfiles dorados longitudinal y verticalmente. Ambas partes de la pared están pintadas de gris, plomo la inferior y perla la superior. Unos biombos de cristal transparente, con borde dorado y una palmera grabada, separan en zonas el salón a la vez que no lo agobia. El techo de escayola blanco contiene las salidas de aire acondicionado y los focos para la iluminación que se complementan con los apliques marineros de las paredes. El suelo, de tarima, está ya muy desgastado. Hay mesas cuadradas y redondas. La separación entre ellas es correcta. Están cubiertas por mantelería blanca clásica. La vajilla también blanca es moderna, como la cubertería. Vasos para el agua y copas altas para el vino. Las sillas de madera, pintadas de gris, al igual que el resto de mobiliario. Nos situaron en una mesa redonda de tamaño adecuado. A pesar de que existía la oferta "Restaurant week", el local estaba vacío, a parte de nosotros solo el maître, una camarera y el personal de cocina.

Comensales: Raúl, Antonio Arnáiz, Ricardo, Antonio de la Poza, Carlos y Antonio Ávila.
Menú: Se ha elegido un menú del evento gastronómico y social "Restaurant week". El precio es de 25,0 € e incluye un primer plato, un segundo y un postre. Bebidas a parte. Cada uno se puede elegir de entre varios de cada categoría. Se destina un euro de cada menú a la ONG Ayuda en acción.

Pan: Se puede elegir entre candeal o rústico. El candeal con mucha presencia pero un poco seco. En carta lo cobran a 2,42 €.

Aperitivo: Ponen unas aceitunas aliñadas con aceite y cebolla, sin hueso, de tipo gordal. Muy buenas.

Entrantes: Se podía elegir entre cuatro tipos. Acordamos pedir los seis primeros a compartir.

Croquetas caseras de jamón y cazón en adobo al estilo de San Fernando: Se pidió una ración de cada. Las sirven en una bandeja grande. En el fondo un papel absorbente, a un lado seis croquetas (aunque, en carta, en la ración ponen ocho), una para cada uno, al otro los trocitos de cazón en adobo y, entre ambos, unas pocas patatas paja y medio limón cortado artesanalmente. Las croquetas, entre medianas y pequeñas, buenas de sabor y con trocitos de jamón, sin nada que destacar. El cazón estaba mejor, tierno, suave, crujiente pero con el sabor del adobo poco destacado. En carta, la ración de croquetas, la cobran a 13,20 € y la de cazón a 11,83 €.

Trigueros a la parrilla al punto de sal: Se pidieron dos raciones. Las sirvieron en una bandeja blanca. Son diez espárragos, cinco por ración, con sal gorda por encima, acompañados por un poco de tomate cortado. Tiernos. Muy normales. No figuran en la carta.

Tortilla melosa de huevos camperos con puerros y merluza de pincho: Se pidieron dos raciones. Son tortillas individuales, de ración. Las traen en un plato llano. El huevo sin terminar de cuajar le da un toque muy bueno al igual que la mezcla de merluza y puerro. Estaba muy buena, de los entrantes es el que más ha gustado. En la carta la ración la cobran a 14,85 €.

Platos principales: Igualmente se podía elegir entre cuatro tipos, sin embargo elegimos los dos tipos de arroz para repartir entre los seis.

Arroz negro a la tinta del choco: Nos sirvieron una paella para tres a repartir entre todos. El arroz estaba entre bueno y aceptable, sin nada especial. A algunos les pareció bien y a otros normalito. En la carta la ración la cobran a 18,48 €.

Arroz marinero limpio, para no mancharse: Igual que el anterior, nos trajeron una paella para tres a repartir. Es el típico "arroz del senyoret" valenciano con todo pelado y dispuesto para comer. Venía acompañado de salsa alioli no muy bien conseguida. En cuanto a gustos semejantes al anterior. En la carta la ración la cobran a 18,48 €.

Postres:

Leche frita con helado de vainilla: Se pidieron cuatro raciones. Las sirven en plato llano. En el centro la porción con forma cuadrada de la leche frita, en un vértice de está la bolita de helado de vainilla, en la esquina opuesta, para decorar, unas hojas de menta y media rodajita de naranja. Por encima azúcar glass espolvoreada y un chorreón de caramelo estropeándolo todo. La leche estaba muy buena, buenísima.

Filloas rellenas de crema: Se presenta con idéntica decoración que el anterior, sólo que sustituyendo la leche frita por la filloa, que no filloas como consta en el menú. La textura crujiente del postre, en vez de tierna, no se corresponde con lo esperado. Regular.

Soufflé de chocolate al horno: Lo sirven con semejante decoración que los anteriores. El soufflé, con forma de madalena, se corresponde más bien a un coulant de chocolate. Aunque sin sorprender, estaba bueno.

Cafés e infusiones:

Se tomaron cinco cafés y una infusión menta-poleo. Los primeros los cobran a 2,20 € cada uno y la infusión a 3,63 €. Se acompañan con unos pastelillos de coco.

Vinos:

Marqués de Murrieta reserva 2009: Vino tinto, con denominación de origen Rioja. De las bodegas del mismo nombre (www.marquesdemurrieta.com). Está elaborado con uva Tempranillo 93%, Mazuelo 4%, Graciano 2% y Garnacha 1%. Bueno. Pedimos una botella a 23,10 €. El precio aproximado de venta al público en una tienda es de 16,50 € la botella, por lo que el restaurante cobra casi la mitad más que el precio de venta al público en un comercio.

Pazo Barrantes, Albariño 2013: Vino joven blanco con la denominación de origen Rías Baixas. De las bodegas del mismo nombre (www.pazobarrantes.com). Esta bodega pertenece a la familia del Marqués de Murrieta. El vino está elaborado con uvas 100% Albariño. Muy bueno. Pedimos dos botellas a 17,05 €. El precio aproximado de venta al público en una tienda es de 14,00 € la botella, por lo que el restaurante cobra sobre una quinta parte más del precio de venta al público en un comercio.

Copas: No invitaron a chupitos. Se tanteó tomar una copa en el restaurante pero se nos informó que cerraban a las doce.

Servicio: Correcto. Uniformados clásicamente.

Porcentajes: Del total del precio en factura de la cena, sin incluir las cañas, el 64,6% corresponde a comida y el 35,4% a bebida.

La carta y la factura: Ninguna contienen los precios con el I.V.A incluido, como debe hacerse. La factura no contiene errores.

Comentario final: Restaurante con aspecto vetusto, vacio, como fuera de contexto. Mesa de dimensiones y separación adecuadas con zonas interiores de acceso restringido al servicio. La iluminación suficiente. Comida bien presentada y elaborada algunos platos más acertados que otros y buenos en general. Destaca la tortilla. Ponen aperitivo y pastelillos con el café. No sirven chupitos. Si hubiéramos tomado lo mismo sin la oferta "Restaurant week" La cena hubiera costado sobre 53,00 €, precio excesivo para este menú en estos días. Por tanto nos hemos ahorrado unos 14,00 € por persona.

 
Antonio Ávila .
 
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Rau
Ric
7
8
7
9
-
7
8
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

7,67

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
38,71 €
ACTUALIZADO:
 
En el precio no se incluyen cañas ni copas.
 
Reservó Antonio Ávila.
 
Ver factura
Ver tarjeta
 
Menú Restaurant week (30/10/2015):
 
OTROS ENLACES DE INTERES:
Crítica de Metrópolis
 
 
Actualizada el 1 de Noviembre de 2015
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.
 
 

 

 

 

Image