Club Tragon   Sub head    
     
 

DESENCAJA

 

Calle: Paseo de la Habana, 84. Zona Chamartín. Madrid.

Teléfono: 91 457 56 68
Web: www.dsncaja.com
Fecha: 30 de enero de 2015 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN: Cocina de mercado .
 

"Espacio donde reunirnos a disfrutar utilizando como herramienta las sensaciones que nos ofrezca nuestro paladar.
De apariencia sencilla como lo es el exterior de una caja y tan sorprendente, inquietante y variado como puede ser lo que ésta contiene.
Iván Sáez llega solo ésta vez a ofrecernos su concepto de cocina, aquellas recetas, mezclas de sabores y texturas con las que pretende desencajarnos de la idea que nos había ofrecido hasta ahora para hacernos pasar un buen rato.
De éste modo nos presenta un concepto donde prima la sencillez en cuanto a ornamentos exteriores y se centra en el interior, en la materia prima desde que entra, y su ciclo de vida hasta que queda expuesta a merced del cliente."

(Extraído de su página web)

 
Fundado:

El 2 de septiembre de 2014

Propietarios: Iván Sáez
Chef: Iván Sáez
Jefe de sala: Andrés Granda de Frutos
Sumiller: Andrés Granda de Frutos
 
Iván Sáez estudió restauración. Desde entonces ha pasado por la cocina de El Amparo, Tellagorri, (allí estuvimos la Cofradía Club del Tragón en la cena Nº 132), Le Bretagne, In Zalacain, El Kursaal, AC Santo Mauro, Mugaritz, Zaranda, Zorzal, (también estuvimos allí en la cena Nº 219), Senzone y Lágrimas Negras entre otros.
 
El precio medio estimado por persona en la fecha de la cena es de 50 €.
 
COMENTARIOS:

Las cañas: Las tomamos en un bar cercano, cafetería Santillán. Fueron cinco cañas a 1,5 € cada una. Pusieron de tapa cortezas de cerdo y jamón.

Nombre: Desencaja. Es un juego de palabras en el que uno se desencaja al ver que no hay carta y que los entrantes vienen en caja.
Carta en la web: No. Solo hay dos menús denominados VIAJE A LA LUNA y VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA, que cambian a diario. Al medio día hay un menú denominado PEDIDO EXPRÉS.
Carta de vinos en la web: Si, con precios, que se puede bajar en PDF.

Local: Ocupa el lugar en el que en su día estuvo el restaurante Barlovento, que visitamos en la cena Nº 69. Es un lugar pequeño, en dos alturas, la primera, a nivel de la calle, presenta un vestíbulo con una pequeña barra de bar, al parecer sin servicio y da paso, tras subir unos escalones situados la izquierda, a la segunda planta donde está el salón principal. Tiene forma alargada agrandándose a la derecha. Allí fue donde nos situaron en la mesa. Las paredes y el techo están pintados de blanco, del mismo color que el suelo, y no tienen cuadros ni decoración alguna lo que le da luminosidad a pesar de que no dispone de ventanas directas a la calle. La iluminación artificial se consigue por apliques en las paredes, y aún así es algo escasa. Una especie de sofá, corrido, rodea el salón. Está tapizado en tela, con franjas verticales, blancas y rojas. Las mesas se distribuyen frente a él y al otro lado se colocan sillas de madera pintadas de negro y con los asientos forrados con el mismo tejido. El mantel es blanco, como las servilletas y la mayor parte de la vajilla. Usan copas para el vino y vasos de colores negros y rojos a juego con las sillas y la tapicería. El mismo tipo de vaso nos lo encontramos en la cena Nº 295. La cubertería moderna. Aunque el local está bien aprovechado y las mesas muy juntas, desde nuestra posición, no notamos falta de intimidad.

Comensales: Carlos, Raul, Justo y Antonio Ávila.
Acompañantes: Sabino.

Pan: Lo ponen en un platito metálico y son rebanadas de pan integral.

Menú: Se eligió "Viaje al centro de la tierra". Consiste en un snack box (aperitivo), cinco platos y dos postres. Cada uno sale a 40,00 €. Nos ofrecieron complementar el menú con trufa por 5 € más por comensal y aceptamos.

Aperitivo:

Snack box: Se presenta en una "caja sorpresa" de cartón. Incluye un bote de cristal para conservas con tomatitos cherry asados, una canastilla para freír con croquetas de jamón, un recipiente metálico con delgadas rebanadas de pan tostado y un pequeño bol con queso fresco y un picado de aceituna negra. Las croquetas bien hechas, muy buenas. Las tostadas de pan, finas y crujientes, son ideales para untar el queso con aceitunas. La mezcla muy bien conseguida, está riquísima. Los tomatitos también muy buenos. El aperitivo nos proporciona sabores intensos.

Entrantes:

Crema de purrusalda, fondo de espinacas, salmón y puerro: Las sirven en un plato hondo moderno, con bastante profundidad. Las paredes están pintadas con un fondo de espinacas, lo que le da un color verde. En el fondo dos trozos de tronco de puerro cocido y encima de cada uno una porción de salmón. El plato se completa con una crema caliente de purrusalda que vierten sobre el plato. Sorpresa visual y de sabores. Muy bueno.

Huevo a baja temperatura, piedra de pan, salsa de patata ahumada y trufa negra: Lo sirven en un bol de cristal. En el fondo la crema de patata, sobre ella el huevo y por encima la piedra de pan. Luego lo cubren todo con láminas de trufa y cebollino picado. No se distingue la clara de la yema, es un todo, junto con la crema de patata proporciona una textura muy suave y agradable que contrasta con la crujiente del pan tostado y triturado. La trufa le aporta un valor añadido. Un plato buenísimo, delicioso.

Arroz meloso, langostino y salsa de cangrejo con rocoto: Lo sirven en plato grande llano. Sobre una cucharada extendida de la salsa se sitúa una pequeña porción del arroz meloso y un langostino encima. El rocoto es un pimiento peruano muy picante. El arroz y el langostino bueno, pero la salsa impresionante. El picante que le aporta el rocoto hace que en boca lo envuelva todo temporalmente sin llegar a ser persistente. Muy bueno.

Segundos:

Merluza asada, repollo, patata rota y salsa de carabineros: Lo presentan en plato hondo. La salsa cubre la patata y el repollo, sobre ella se encuentra la porción de merluza con escamas de sal en por encima. La merluza y la salsa muy buenas. Ha gustado mucho.

Solomillo con yuca, nata, trufa, cebollino y salsa de carne: Lo presentan en plato llano. La carne se sitúa sobre una cama con los elementos mencionados. Unos dados de yuca frita, como si fueran patatas, se colocan alrededor y todo se riega con el jugo de la carne. La base suave y el solomillo tierno y en su punto. Bueno.

Tagliatele, trufas y queso parmesano: Es un plato, fuera de menú, que le sustituyeron a Justo en lugar de su solomillo. Lo sirven en plato hondo. Sobre la pasta lleva las láminas de trufa y cebollino picado. En un bol a parte le sirven el parmesano para que lo añada a su gusto. Gustó.

Postres:

Sopa de yerbas y frutas con helado de romero y teja de miel de romero: Lo sirven en un bol negro. En el fondo la sopa con las frutas cortadas en daditos, encima el helado y clavado en él, en forma de vela, como si de un barco se tratase, la teja. Como nos advirtieron es un paseo concatenando distintos sabores, acido, dulce... en definitiva una explosión de sabor. Riquísimo.

Coulant de chocolate con helado de Bayleis y crema de frutos rojos: Lo sirven en un plato hondo. El coulant es un postre patentado por el chef francés Michel Bras en 1981, que consiste en una especie de bizcocho relleno de chocolate caliente. Se presenta junto al helado de licor de whisky. Por encima lleva una crema densa, como un caramelo, de frutos rojos. Bueno, sobre todo el helado.

Cafés e infusiones: Entre ambas fueron cinco bebidas, todas al mismo precio, 2,50 €. Para acompañar nos pusieron en una caja cinco bolsitas que contenían una galleta y una pasta de chocolate con frutos secos.

Vinos:

Ultreia Mencía 2012: Tinto con denominación de origen Bierzo. De las bodega y viñedos de Raúl Perez. Elaborado con uvas 100% mencía. Bueno. Pedimos dos botellas a 30,50 € la botella. El precio aproximado de venta al público en una tienda es de 17,50 € la botella. El restaurante no llega a multiplicar por dos el precio de venta al público en un comercio.

Oremus Tokaji 2010: Vino blanco, semidulce, de la región húngara de Tokaj-Hegyalja. La bodega fue comprada en 1993 por Vega Sicilia al gobierno húngaro (www.tokajoremus.com). Lo tomamos con el postre. Bueno. Nos ofrecieron una botella, de 375 ml, a 27,00 €. El precio aproximado de venta al público en una tienda es de 16,00 € la botella. El restaurante multiplica por poco más de una y media veces el precio de venta al público en un comercio.

Copas: No invitaron a chupitos.

Porcentajes: Del total del precio de la cena, sin incluir cañas ni copas, el 67,3% corresponde a comida y el 32,7% a bebida.

Servicio: Profesional. El maître-sumiller, recita cada plato y su composición. Se sirven todos los platos de la mesa a la vez. Los camareros iban de negro y el jefe de sala de traje.

La factura y la carta: La factura correcta. Aunque no tiene carta, las ofertas que proponen tienen los precios con el I.V.A. incluido, como debe ser.

Comentario final: Restaurante pequeño con decoración minimalista predominando los colores claros. Salón bien aprovechado con mesas muy juntas pero sin dar sensación de agobio. Iluminación escasa. Servicio profesional. Comida de buena calidad sorprendente en presentación y sabores. Recomendable para repetir.

 
Antonio Ávila .
 
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Pac
Rau
Ric
Sab
9
-
-
8
8
-
9
-
8
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

8,40

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
66,90 €
ACTUALIZADO:
 
En el precio no se incluyen cañas ni copas.
 
Reservó Raúl.
 
Ver factura
Ver tarjeta
 
La carta (30/01/2015):
 
 
Actualizada el 12 de Febrero de 2015
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.
 
 

 

 

 

Image