Club Tragon   Sub head    
     
 

EL NUEVO FOQUE

(LA TABERNA DEL FOQUE)

 

Calle: C/ Manuel Pombo Ángulo 18. Zona Hortaleza. Madrid.

Teléfono: 917 50 47 94
Web: www.latabernadeelfoque.com
Fecha: 31 de enero de 2014 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN: Cocina andauza y mediterranea.
 

"El Foque restaurante situado anteriormente en el corazón de Madrid, destacaba sobre los demás por el estilo tan apropiado de imitar unos de nuestros maravillosos puertos españoles. Al mando de Juan Salazar, unos de los mejores cocineros del país, y maestro de la preparación del bacalao en 70 platos diferentes, se puede disponer de reservados para sus comidas de empresa, y si desea una mayor intimidad, las cenas le aportarán una velada agradable donde incluida la juventud puede disfrutar de unos menús asequibles y exquisitos que más adelante adjuntaremos. El Foque cuenta entre sus vitrinas con el Diploma de acreditación sobre la Calidad Precio-Servicio 1988 - 1989 Radio Popular, con el premio BLANCO Y NEGRO a la cocina imaginativa de Madrid otorgado el 29 de enero de 1989, y los siguientes ....."

(Información extraída de su página web)

 
Fundado en:

2011

Propietario: Juan Salazar Jiménez
Chef: Andrés Palacios
Dirección: Juan Salazar Jiménez
Jefe de sala: Luis Martín
 

Juan Salazar fue el propietario del restaurante ya desaparecido, "El Foque". También regentó el restaurante "La Vendimia". La Cofradía Club del Tragón visitó ambos, el primero en la cena Nº 121, y el segundo en la cena Nº 103.

Precio medio estimado por persona en la fecha de la cena es de 30 a 40 €.
 
COMENTARIOS:

Las cañas: Las tomamos en la barra del restaurante. Pusieron de aperitivo aceitunas negras y verdes. Fueron cuatro cañas a 1,73 € cada una.

Nombre: "El Nuevo Foque" hace referencia al restaurante original, "El Foque", del que este es una extensión. Inicialmente se llamó "La taberna del Foque" pero finalmente todo el mundo lo conoce como "El Nuevo Foque".
Carta en la web: Si, sin precios y sin fotos.
Carta de vinos en la web: Si, sin precios.

Local: Está situado a las afueras de Madrid, cerca de la urbanización de lujo de "La Moraleja". Ocupa los bajos de un moderno edificio. Delante de la entrada tiene una terraza de cubierta por una carpa prefabricada y otra de verano a un lateral. Se accede a través del bar. La barra queda a la izquierda, al frente la cocina y a la derecha, a diferente altura, el salón. La decoración es clásica, con ambiente marinero recargado. Las paredes están adornadas con franjas verticales de colores verdes oscuros en dos tonos. Las ventanas están cubiertas de estores beiges claros. El techo es de escayola blanca y en él hay halógenos empotrados apagados. La iluminación es escasa y se consigue con lámparas con tulipas grandes. Las mesas, redondas y rectangulares, no guardan la adecuada distancia entre ellas. Nos pusieron en una mesa redonda suficiente para los seis pero mal situada ya que la mitad de los asientos eran inaccesibles sin tener que levantar a algún comensal. El mantel y las servilletas blancas. La mayoría de la vajilla era clásica con platos individuales de loza si bien algunos de los platos y bandejas de servir eran modernos. Había bajo platos de alpaca. Pusieron copas para el vino y vasos para el agua. Los cubiertos clásicos también.

Comensales: Fuimos seis: Justo, Carlos, Raúl, Antonio Arnáiz, Antonio de la Poza y Antonio Ávila.

Pan: Sirven una chapata pequeña por comensal. El precio por persona, incluyendo el aperitivo, es de 2,75 € y no lo incluyen en el descuento. Por cierto, cobraron siete aperitivos en vez de seis.

Aperitivo:

Hojaldre de morcilla: Lo sirven en platos individuales. En el centro va el hojaldre relleno con morcilla. Por encima y decorándolo lleva rociado tomate en forma de hélice. Bueno, la morcilla parece que lleva piñones.

Entrantes:

Tortillitas de camarones: Las sirvieron en un plato llano y cada uno cogió una. Fritas en su punto y crujientes, buenas aunque con poco sabor. Mientras que a unos les parecía normalitas y sin nada que destacar a otros les gustó mucho. Pedimos una tortillita para cada uno a 2,75 € la unidad. Con el descuento nos sale a 1,65 €.

Mejillones al vapor: Los ponen en el centro de la mesa, sobre una peana semejante al esqueleto metálico de una tulipa, que los eleva. Este artefacto permanecerá en el centro para el resto de los platos compartidos. Nos los servimos nosotros. Son de gran tamaño y sabor. Muy buenos. Se pidió una ración, unas catorce piezas, a 10,45 €. Con el descuento sale a 6,27 €.

Chopitos al estilo de Andalucía: Lo sirven en un plato moderno blanco con manchas negras en una de las mitades. Se acompaña con un poco de limón. Los chopitos son todos parejos, casi del mismo tamaño, están sueltos y bien fritos. Muy buenos. Se pidió una ración a 14,85 €. Con el descuento sale a 8,91 €

Habitas salteadas con foie de oca: Las ponen en la peana. Las habitas están bañadas por la grasa del foie, derretida, del que se distinguen algunos trozos. Buena combinación y sabor pero algo saladas. Se pidieron dos raciones, una para compartir y otra para Carlos, que, para no perder la costumbre, apareció al final de los primeros. Cada una a 14,19 €. Con el descuento salen a 8,51 €.

Segundos:

Tira de bacalao al pil-pil: Lo sirven en un plato llano, grande, con forma cuasi cuadrada y con dibujos decorativos que aparentan ser hechos a mano. En el centro la porción de bacalao y por encima la salsa pil-pil, láminas de ajo frito y guindilla. Bueno. Se pidió uno a 20,90 €. Con el descuento sale a 12,54 €.

Gran rueda de bacalaos: Lo traen en platos semejantes al descrito para la Tira de bacalao. Son cuatro porciones de bacalao cocinados de diferentes formas: Soldadito de Pavía, al estilo el Foque, al pil-pil a la Vizcaína. Nos aconsejan comerlos en ese orden. El soldadito de Pavía está formado por un poco de bacalao rebozado y decorado con una tira de pimiento. Predomina el rebozado, que no está crujiente, sobre la materia prima. El bacalao al estilo de "El Foque" es bacalao al pil-pil sobre el que se le añade changurro picado. El pil-pil está suave y salado, el crustáceo le añade sabor a mar. Bueno. El bacalao al pil-pil se presenta como las tiras de bacalao. Los ajos le aportan un sabor más fuerte, el pil-pil, que es el mismo, salado. El bacalao a la Vizcaína es una porción cubierta por la salsa Vizcaína. En la salsa, bien triturada, no se aprecia ni el pimiento, ni la cebolla, aunque el sabor dulzón, hace que esté muy buena y sea el bacalao más apreciado de la rueda. Se pidieron cinco platos, cada uno a 23,10 €. Con el descuento salen a 13,86 €.

Postres:

Zumo de naranja natural: Se sirve en copa grande. Se pidió uno a 3,03 €. Con el descuento sale a 1,82.

Tatín de manzana al horno con helado de vainilla: Lo sirven en un plato llano pequeño. En el centro la tarta y sobre ella la bola de helado. Está espolvoreada con canela y algo de azúcar glass. Luego, estropeando el plato, un chorreón de jarabe de caramelo. La tarta Tatín buena. La canela le proporciona un olor agradable. El helado normal y el caramelo sobra. Se pidieron cuatro, cada una a 6,60 €. Con el descuento salen a 3,96 € la unidad.

Tatín de manzana al horno con helado de chocolate: Igual que el postre anterior pero cambiando el helado. Gustó. Se pidió una a 6,60 €. Con el descuento sale a 3,96 €.

Tiramisú italiano: Se presenta en plato llano pequeño. En el centro se sitúa el pastel, por encima, y en el plato, lleva chocolate en polvo. Se decora con unas gotas de chocolate líquido. Muy bueno. Se pidió una a 6,05 €. Con el descuento sale a 3,63 €.

Cafés e infusiones: Se tomaron tres cafés y tres infusiones. No los acompañaron con dulces. Tanto los cafés como las infusiones las cobran a 1,63 € la unidad.

Vinos:

Marqués de Riscal verdejo 2013: Vino blanco con denominación de origen Rueda, de las bodegas de Herederos del Marqués de Riscal S. L. (www.marquesderiscal.com). Elaborado con uva verdejo (100%). Muy bueno fresquito. Nos bebimos dos botellas a 17,60 € cada una. El precio aproximado de venta al público en las tiendas es de 7,00 € la botella. El restaurante multiplica por 2,51 su precio. Una vez y media más.

Melquior crianza 2008, colección familiar MMI: Vino tinto con denominación de origen Rioja, de las bodegas Melquior-Viña Almudena (www.melquior.com). Elaborado con uvas Tempranillo (100%). Bueno. Nos bebimos una botella, a 18,15 €. El precio aproximado de venta al público es de 9,36 € la botella. El restaurante multiplica por 1,94 su precio. Casi el doble.

Copas: No invitaron ni ofrecieron.
Porcentajes: Del total de la factura, sin contar las cañas, el 70,1% del precio de la cena corresponde a comida y el 29,9% a bebida. Sin el descuento seria respectivamente del 78,8% y del 21,2%.

Servicio: Desigual. Cambian de plato a mitad de los primeros y no de cubiertos. Al tener dificultad de acceso a todos los comensales piden el plato y te dan los cubiertos en la mano. Correctamente uniformados, los camareros de negro y con traje el maître.

La factura y la carta: En esta factura se ha colado un comensal de más y se ha cobrado un cubierto inexistente, 2,75 €. Por otra parte no quedaba la tarta de naranja que figura en la carta.

Comentario final: Decoración oscura, recargada e iluminación escasa. Poco espacio entre mesas. Para acceder a algunos de los asientos de la mesa era necesario que se levantara otro comensal. Servicio desigual. Buena materia prima, platos correctamente preparados. No le quedaba tarta de naranja. Cobran un cubierto de más. Al reservar por "el tenedor" nos ahorramos, 96,82 €, un 29,2% de la factura. Aunque se debería, no incluye el I.V.A. en los precios de la carta. No invitaron a chupitos.

 
Antonio Ávila .
 
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Pac
Rau
Ric
7
7
6
7
9
-
6
-
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

7,00

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
39,15 €
ACTUALIZADO:
 
En el precio no se incluyen cañas ni copas.
 
Reservó Antonio Arnáiz
 
Ver factura
Ver tarjeta
 
La carta (31/01/2014):
 
 
Actualizada el 16 de febrero de 2014
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.
 
 

 

 

 

Image