Club Tragon   Sub head    
     
 
A SOLAINA
 

Calle: Sor Ángela de la Cruz, 22. Zona Tetuán. Madrid.

Teléfono: 91 244 70 29
Web: www.asolaina.es
Fecha: 27 de setiembre de 2013 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN: Cocina gallega.
 

"Las tierras de Galicia, debido a su posición geográfica, guardan entre sus tesoros una gastronomía variada, rica, sabrosa y auténtica. Su prestigio se debe a la calidad de sus carnes, pescados y mariscos. Un placer que cautiva los paladares más exigentes.

Nuestro restaurante, reproduce la estructura y decoración tradicional, con interiores de madera y una decoración acogedora y actual, creando una combinación perfecta para un espacio cálido y muy agradable. Se distribuye en dos plantas con dos ambientes diferentes, una más informal, para el clásico aperitivo con productos de calidad que invita a la conversación y otra de restaurante, donde la intimidad está asegurada.

Mil recuerdos a tierra, a mar, cazuelas y fogones con sabor auténtico. La magia de la cocina gallega, la cocción, el detalle, la entrega…"

( Información extraída de su página web )

 
Fundado en:

Agosto de 2011, aunque en la fachada pone "desde 1980"

Propietario: Roberto Jesús Boldu de Luelmo
Dirección:
Jesús Docasal Rodríguez
 
Precio medio estimado por persona en la fecha de la cena es de 60 €.
 
COMENTARIOS:

Descuentos: Acudimos con una reserva de la web "eltenedor.es" que proporciona un 50% de descuento en platos de la carta, sin incluir las bebidas.

Nombre: A Solaina, en español, significa la solana, pero probablemente aquí se refiera a una de las parroquias del municipio coruñés de Narón.

Carta en la web: Si, sin precios y con algunas fotos.
Carta de vinos en la web: Si, sin precios.

Las cañas: Las tomamos en la mesa del restaurante. Se pidieron tres inicialmente y no pusieron aperitivo. Pasado un tiempo se les reclamó y pusieron un platito con cuatro trocitos de patatas alioli. Posteriormente se pidieron otras tres cañas más y trajeron cuatro. Tampoco pusieron aperitivo. Cada caña la cobran a 2,50 €.

Local: Situado en la zona norte de Madrid, cerca de la plaza de Cuzco y del Paseo de la Castellana. Comparte edificio con el restaurante La Máquina en el que celebramos las cenas Nº 58 y Nº 73. El local se sitúa justo a la izquierda y encima del portal de entrada al edificio. La fachada está bien iluminada. La puerta es de cristal y está centrada entre dos ventanales, también de vidrio, con la imagen de la catedral de Santiago impresa sobre ellos. Encima tienen unos carteles con el nombre y el logo. Una vez dentro, a derecha e izquierda hay dos pequeños saloncitos, al frente el bar y las escaleras que llevan a los salones, cocina y aseos. El descansillo está decorado simulando el frente de una casa rústica. Una vez arriba nos situaron en una mesa en el comedor de la izquierda. La decoración es moderna con guiños a lo clásico. La pared frente a la entrada está pintada con franjas verticales marrones y beiges. Sobre ella hay nueve relojes circulares de diferentes tamaños que sólo tienen en común la hora, las diez y diez. Otra pared, la que da a los baños, está empapelada en tonos beiges y acoge un espejo con un gran marco barroco dorado. Un gran ventanal da a la calle. La iluminación justa, aunque había algunos focos sin encender. El techo de escayola blanca salpicada de focos. El suelo de terrazo beige claro. Las mesas que están junto a la pared tienen como asientos tresillos con capacidad para dos personas. Para la zona central se usan sillas clásicas, de madera, pintadas en beige y tapizadas con tela estampada en los mismos tonos. Las mesas están muy juntas dificultando la tarea a los camareros. Los manteles son de color marrón claro con líneas beiges y los tapetes de debajo marrones, al igual que las servilletas. La vajilla blanca, moderna. Ponen copas para vino y agua. Cubertería normal.

Comensales: Cinco. Raúl, Antonio de la Poza, Antonio Arnáiz, Carlos y Antonio Ávila.

Pan: No sirven pan individualmente. Son trozos de pan gallego servidos en una panera. No hay plato para colocar el pan en la mesa. Lo cobran a 2,00 € por persona.

Aperitivo: No ponen.

Entrantes:

Empanadas: Nos apetecía probar una empanada típica pero de las cuatro que figuran en la web, solo ponen dos en la carta y la única que tienen es la de bonito. No la pedimos.

Pulpo a la brasa: Lo sirven en una fuente con forma cuadrada. Lo presentan y se lo llevan para pre cortarlo. Es una pata de pulpo sobre salsa. A un lado ponen una cuchara sopera de alioli extendida y sobre el plato se espolvorea perejil. El pulpo estaba bueno aunque no suficientemente blando. El alioli suave y la salsa para mojar. Se pidió una ración a 27,50 €, nos sale a 13,75 € con el descuento. Un precio muy alto.

Almejas de Carril a la marinera: Las sirven en una sartén profesional, de la marca staub, que ya hemos visto en otros restaurantes. La salsa muy buena con un intenso olor y sabor, aunque algunos opinan que enmascara al sabor natural de las almejas, que estaban buenas. Se pidió una ración a 29,50 €. Entraron dieciséis almejas, lo que supone 1,84 € por almeja. Con el descuento el plato sale a 14,75 €. El precio también es muy elevado.

Calamares en crujiente: Lo sirven en un plato llano. Son siete parejas de aros de calamar alrededor de medio limón que ocupa el centro del plato. Están buenos, muy crujientes y salados. Se pidió una ración a 12,50 €, nos sale a 6,25 € con el descuento.

Segundos:

Merluza a la gallega con cachelos: La sirven en plato llano. En el centro una rodaja de merluza y a los lados sendas patatas. Todo bañado en salsa con tres mejillones. Sobre la merluza dos gambitas peladas. La salsa lleva mucho colorante. La merluza normal, no está mal pero es pequeña. Se pidieron dos raciones, a 26,50 € cada una, nos sale a 13,25 € cada una con el descuento. Precio alto y plato escaso.

Bacalao al albariño con gambón y mejillones de la ría de Cadeira: Lo sirven en un plato llano. En la línea central del plato ponen tres trocitos separados de bacalao sobre patata cocida, en la parte superior del plato ponen tres mejillones y la inferior tres gambas. Cada uno de estos alimentos se recubre individualmente por la salsa. Dos hilos de cebollino cruzados decoran el plato. El bacalao estaba salado. Sin pena ni gloria. Se pidió una ración a 24,50 €, nos sale a 12,25 € con el descuento.

Braseado de rape con carabineros: Se presenta en plato llano. En el centro, sobre una salsa de carabineros, la porción de rape. Encima un pequeño pimiento de piquillo y una banderilla con lo que parecen ser dos pequeñas gambas peladas. Se completa el plato con diversas verduras cortadas en trocitos con diferente textura y una patata cocida. La salsa no parecía natural. Las verduras bien. Las gambas normales. El rape normal, no estaba mal. Se pidieron dos raciones, cada una a 29,50 €, nos sale a 14,25 € con el descuento. También caro.

¿Donde está el carabinero? Esta fue la pregunta que le hicimos al maître. Nos contestó que esos mariscos insertados en la brocheta eran los carabineros. ¡¡No nos lo podíamos creer!!. Insistimos en que eso no podían ser carabineros y nos reafirmaba que lo eran. Ante la insistencia le pedimos que nos lo demostrase. Pensamos, que si así era, nos traería de la cocina las pequeñas cabezas correspondientes a los diminutos carabineros. No fue así, nos trajo un plato con lo que parecían gambas pequeñas peladas afirmando que allí estaban los carabineros. No quisimos discutir más. Les hicimos una foto junto a las gambas del plato de merluza. Se puede apreciar que tienen la misma forma y tamaño. A demás, no sabían a carabineros. Nunca había visto carabineros tan diminutos, y de serlos, serían impropios de usarlos en un local de la categoría que pretende ser y con los precios tan elevados de sus platos.

Postres:

Sorbete de mandarina: Se presenta en copa alta con una pajita articulada de color negro. Bueno. Se pidió uno a 6,50 €, nos sale a 3,25 € con el descuento.

Torrija de crema y helado de vainilla: La sirven sobre una bandejita rectangular. La presentación nada tiene que ver con la de la foto de su página web. La torrija está destrozada, a trozos, y prácticamente no existe la base de crema sobre la que debería estar. Tampoco existen los trocitos de almendra sobre la torrija ni la lámina de caramelo clavada sobre la bola de helado. Eso sí, el jarabe de caramelo que sólo debería decorar el plato lo embadurna todo malogrando los sabores del postre. La torrija no está mala. Se pidió un postre a 8,50 €, nos sale a 4,25 € con el descuento.

Tarta de Santiago: La sirven, al igual que el resto de los postres, sobre una bandejita rectangular. Es una porción cuadrada, rodeada de nata de bote y con azúcar glass por encima. Irreconocible. Se acompaña por una bola de helado y se baña con el jarabe de caramelo. Se pidió una a 6,50 €, nos sale a 3,25 € con el descuento.

Flan de queiso de Tetilla: Se presenta en bandeja rectangular. El flan en el centro se rodea de nata de bote y se embadurna con el famoso jarabe. Después de luchar por limpiar el flan pude probarlo y no deja de ser un flan normal. El queiso es que no me supo. Se pidió uno a 6,50 €, nos sale a 3,25 € con el descuento.

Milhojas do reposteiro: Se sirve igual que los otros postres. En el centro el milhojas y por encima las añadiduras de jarabe y azúcar glass. A pesar de todo el milhojas estaba decente. Se pidió uno a 7,50 €, nos sale a 3,75 € con el descuento.

Cafés e infusiones: Se tomaron cuatro cafés de diversas formas y un poleo menta. Cada bebida sale a 2,00 €.

Vinos:

Coroa D'ouro: Vino blanco Albariño, con denominación de origen Rías Baixas. De las bodegas Manoel D. Pocas Junior en Portugal. Normal. Bebimos dos botellas a 21,50 €. El precio aproximado de venta al público en una tienda es de 4,50 € la botella. En el restaurante se multiplica 4,78 veces.

Copas: Invitaron a chupitos. Pusieron dos pequeñas frascas de licor de hierbas y pacharán.

Porcentajes: Del total de la factura, un 8,3% corresponde a cañas (sin descuento sería el 5,34%). Sin tener en cuenta las cañas, el 69,1% del precio de la cena corresponde a comida y el 30,9% a bebida (sin descuento, sería el 81,1% y 18,9% respectivamente).

Servicio: Irregular. Todos los camareros atienden a todas las mesas. Traen cañas sin pedirlas y se las llevan sin terminar. No están atentos a la falta de pan y hay que pedirlo. No ponen aperitivo ni en las cañas ni antes de la cena. Hubo ligeros retrasos en los primeros, antes de los calamares y entre segundos y postres. Si cambiaron los platos y cubiertos después de mancharlos al comer las almejas. Correctamente uniformados de negro, los camareros en camisa, no todos del mismo tipo, y el maître con chaqueta. El maître no aplica la máxima de que el cliente siempre lleva la razón.

Comentario final: Restaurante principalmente de comida gallega aunque incluye otros platos. Decoración moderna. El comedor estaba casi lleno. Servicio irregular. Hay discrepancia entre lo pedido y lo servido y se nos niega. Los postres quedan malogrados por el uso indiscriminado de jarabe decorativo. Las fotos de los platos en la web no son representativas de los servido. Los platos no tienen la calidad ni la cantidad para los precios excesivamente altos que cobran. El descuento equilibra la factura. Se olvidaron de aplicar el descuento a un plato y hubo que reclamarlo. Nos ahorramos, grácias a la web de "el tenedor", 120,75 €, un 39,0% de la factura sin contar las cañas. Se incluye el I.V.A. en los precios de la carta, como debe hacerse. Invitaron a chupitos.

 
Antonio Ávila .
 
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Pac
Rau
Ric
5
6
3
3
-
-
6
-
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

4,60

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
37,85 €
(SIN DESCUENTO):
62,00 €
ACTUALIZADO:
(SIN DESCUENTO):
 
En el precio no se incluyen cañas ni copas.
 
Reservó Antonio Arnáiz
 
Ver factura
Ver tarjeta
 
La carta (27/09/13):
Entrantes, Pulpo y Mariscos
Ensaladas, Arroces, Guisos Gallegos y Pescados
Carnes de Galicia y Postres
 
 
Actualizada el 6 de octubre de 2013
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.
 
 

 

 

 

Image