Club Tragon   Sub head    
     
 
HEVIA
 

Calle: Serrano, 118. Zona Chamberí. Madrid.

Teléfono: 91 562 30 75
Web: www.heviamadrid.com
Fecha: 28 de junio de 2013 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN: Cocina internacional y de mercado.
 

"D. José Hevia Suárez (Pepe Hevia), fundó Hevia en 1964. Su figura es definitiva en el carácter y desarrollo de Hevia. Su aportación supuso un auténtico adelanto en la oferta gastronómica del Madrid de los 60, Hevia adquiere fama. Es en esta primera etapa donde se asientan las bases, las formas y una particular manera de entender la hostelería. Bajo la dirección de Elena Hevia e Ismael Martín, yerno de Pepe Hevia, comienza una segunda etapa con un modelo de gestión innovador, donde se desarrollan las claves que modernizan dichas bases. Actualmente la tercera generación ya está involucrada, recogiendo el testigo con la pasión e ilusión por mantener un concepto y agradeciendo el mayor premio que podían recibir, una clientela adepta y el prestigio adquirido. Esto ha sido y es posible gracias al excelente equipo de profesionales que ha otorgado el carácter humano que nos diferencia."

( Información extraída de su página web )

Según nos cuenta su nieto Ismael, José Hevia solía decir: "El solomillo lo venden los carniceros, nosotros vendemos otra cosa".

 
Fundado en:

1964, por José Hevia Suarez y Elena Arbizu Escalona

Propietarios: Elena Hevia Arbizu e Ismael Martín
Maître: Sebastián Rodríguez
Chef: Socorro Bermejo
 
Precio medio estimado por persona en la fecha de la cena es de 45 €.
 
COMENTARIOS:
Nombre: Hevia. Es el apellido del fundador.
Carta en la web: Si, sin precios y sin fotos.
Carta de vinos en la web: No.

Las cañas: Las tomamos en la mesa de la terraza. Fueron tres cañas con alcohol y dos cervezas sin. Para picar pusieron un recipiente con tres compartimentos, el primero con cuadraditos de queso de dos tipos y el segundo aceitunas. Sólo pusieron aperitivo con la primera caña, aunque se fueron pidiendo otras a medida que íbamos llegando, tuvimos que pedirlo. Las cañas las cobraron a 2,90 € la unidad y las cervezas sin alcohol a 3,00 € cada una.

Local: Cenamos en la terraza, en la calle. Se encuentra en la zona norte de la calle Serrano, entre el museo Lázaro Galdiano y la embajada de E.E.U.U. Debido a la remodelación de la vía dispone de una amplia acera, la terraza es suficientemente ancha para acoger dos filas de mesas sin mermar el espacio de tránsito de viandantes. Está adecuadamente equipada mediante modernas sombrillas que incorporan lámparas y proporcionan una iluminación difusa y adecuada. La parte que da a la calzada se cubre con telas aislándola levemente del ruido y de la polución. Las mesas son rectangulares agrupadas según necesidad. La separación entre ellas es inadecuada afectando a la intimidad. Los manteles y servilletas blancos con el logotipo del restaurante bordado. Los bajo manteles estampados de diversos modelos todos en colores apagados. Las sillas metálicas con respaldos imitando rejillas mimbre y reposa brazos de madera. La cubertería clásica, de los que pesan. La bajilla, de losa blanca, es mixta, una parte tradicional con el nombre del local inscrito en rojo y otra moderna con platos cuadrados o fuentes rectangulares. Ponen copas para vino y para agua.

Comensales: Cinco. Raúl, Antonio de la Poza, Carlos, Justo y Antonio Ávila.

Pan: Son piezas individuales, de dos tipos, gallego o candeal, que puedes elegir. Te lo reponen a medida que lo necesitas, si "pillas" al camarero. Lo cobran a 2,00 € por persona.

Aperitivo: No ponen.
Entrantes:

Calamar de Poterra: Se presentan en un plato cuadrado. Vienen rebozados y cortados en aros. En una esquina se sitúa una rodaja de limón cubierta de salsa tártara y sobre ella un tomatito cherry y unas tiras de cebollino a modo decorativo. El mismo tipo de decoración se verá posteriormente en otros platos. El rebozado, suave y crujiente, se desprende del calmar. Estaban buenos. La salsa también. Un punto salados. El plato lo cobran a 21,00 €.

Foie fresco de pato con salsa de uvas al Pedro Ximenez: Se presentan en una fuente rectangular. Son tres porciones cubiertas de salsa. Se acompaña de rebanadas de pan tostado. No a todos gustó el foie, independientemente de que al tomarlo, debido a que los entrantes los trajeron todos juntos, ya no estaba caliente. Se pidió una ración a 22,00 €.

Hongos Boletus Edulis a la plancha previamente guisados: Lo tren en un plato llano. Vienen cortados en trocitos y acompañados en una esquina por salsa de ali-oli. También aquí las opiniones son contradictorias, mientras que a unos les gustó la textura blanda de la seta guisada a la plancha, a otros las pareció un plato sin pena ni gloria. Se pidió una ración a 24,00 €.

Segundos:

Atún rojo con verduras braseadas, salsa de albahaca y reducción de soja: Lo sirven en un plato llano cuadrado. El atún, cuatro porciones, se coloca en la mitad inferior, apreciándose el contraste entre el interior rojo, menos hecho, y el borde claro más pasado. El exterior lleva adosada una capa de ajonjolí. Las verduras se sitúan en la parte superior del plato y están separadas por dos rayas de salsa una de reducción de soja y la otra de albahaca. Están compuestas por tres patatitas guisadas bañadas en soja, una cabeza de esparrago verde, cinco trocitos de judía verde y cuatro rodajitas de zanahoria perfectamente ordenadas. Buena presentación. El atún exquisito al igual que la salsa de albahaca. Las patatas con salsa también buenas. Las verduras normales. Lástima que el plato llegara templado. Se pidió uno a 25,00 €.

Cocochas de merluza ligeramente rebozadas: Lo sirven en un plato llano cuadrado decorado con un limón al igual que los calamares de Poterra. Son media docena de cocochas que se extienden por el plato. Buenas. Se pidió media ración a 19,25 €.

Lomitos de bocartes acompañados de ensalada de lechuga y cebolleta: Lo sirven en dos platos. El primero, llano y cuadrado contiene los lomos de nueve boquerones repartidos en dos filas ordenadas. En el centro un tomatito cherry y cebollino. En el otro llano y redondo, la ensalada. Los boquerones estaban buenos y gustaron mucho. La ensalada aporta frescor. El plato sale a 19,50 €.

Combinado de chipirones y sepia a la plancha: Se presenta en plato llano redondo y como en anteriores ocasiones acompañado del limón con salsa tártara. Estaban muy buenos. Se pidió un plato a 20,00 €.

Callos a la madrileña: Lo sirven en una fuente honda. Aunque gustaron mucho no alcanzó las expectativas del comensal que los solicitó que los prefiere algo más picantes. Se pidió un plato a 20,00 €.

Postres:

Sorbete de limón al cava: Lo sirven en copa grande. Se pidió uno a 7,50 €.

Tarta de bizcocho de manzana con nueces, helado artesano de vainilla, crema y sirope de chocolate (Postre de la casa): Lo traen en plato llano. En el centro una porción de un doceavo de tarta y a un lado una bola grande de helado. Por encima la crema, unos chorreones de sirope de chocolate y chocolate en polvo. La tarta estaba buena y aunque esponjosa, la crema y el helado ayudan a digerirla. Se pidieron dos postres a 8,50 € cada uno.

Zumo de naranja natural: Se presenta en copa grande. Se pidió uno a 4,60 €.

Piononos: Son unos dulce de bizcocho borracho originarios del pueblo granadino se Santa Fé. Se piden por piezas. Están buenos. Se pidió un plato con dos a 6,00 €, 3,00 € la unidad.

Cafés e infusiones: Se tomaron dos descafeinados de máquina cortados, un café cortado, un poleo y una infusión de té. Los cafés a 2,90 € cada uno y las infusiones a 2,75 € la unidad.

Vinos:

Cepa 21: Vino tinto crianza 2007, con denominación de origen Ribera del Duero. Bodegas Cepa 21, (www.cepa21.com/es). Uva Tinto fino 100%. Catorce meses en barrica de roble francés y americano. Bueno. Tomamos dos botellas a 26,00 € cada una. El precio aproximado en la calle es de 20,50 €. Se multiplica 1,26 veces.

Copas: Pedimos dos de licor de manzana, una con y otra sin, un chupito de orujo, un combinado con Beefeater y otro de Bacardí. Nos invitaron.
Porcentajes: Del total de la factura, un 4,9% corresponde a cañas. Sin tener en cuenta estas, el 74,9% del precio de la cena corresponde a comida y el 25,1% a bebida.
Servicio: Amable, correcto, algo inexperto. Hubo discontinuidad entre primeros y segundos y entre estos y los postres. No apuntaron lo que pidió cada comensal, o si lo hicieron, no lo miraron al traer la comanda, por lo que tuvieron que volver a preguntarlo. Sirvieron todos los primeros a la vez y alguno se quedó frio. Uno de los segundos llegó templado. Algún plato salado. Bien uniformados.

Comentario final: Restaurante tradicional con un comedor pequeño que se multiplica en verano con la terraza. A pesar de sus veinte empleados, la cocina parece que se queda pequeña produciéndose retrasos entre platos. Comida sencilla, de calidad y bien elaborada. Terraza adaptada a los tiempos, con buena iluminación y aislada. Cena muy veraniega, salvo los callos. Servicio amable e inexperto. Uno de los camareros, Ismael, el nieto del fundador, se interesó por nuestras impresiones. Precios altos para los tiempos que vivimos. Quizás puedan mantenerlos debido a la clientela asidua de la zona que se los puede permitir. Se incluye el I.V.A. en los precios de la carta, como debe hacerse. Invitaron a chupitos.

 
Antonio Ávila .
 
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Pac
Rau
Ric
8
-
9
8
8
-
8
-
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

8,20

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
57,61 €
ACTUALIZADO:
 
En el precio no se incluyen cañas ni copas.
 
Reservó Antonio de la Poza
 
Ver factura
Ver tarjeta
 
La carta (28/06/13):
 
Carta de su web el dia de la cena
 
OTROS ENLACES DE INTERES:
Crítica de Metrópolis
 
 
Actualizada el 10 de septiembre de 2015
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.
 
 

 

 

 

Image