Club Tragon   Sub head    
     
 
DONDE MARIAN
 

Calle: Torpedero Tucumán, 32. Zona Chamartín. Madrid.

Teléfono: 91 359 04 84
Web: www.dondemarian.es
Fecha: 05 de abril de 2013 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN: Cocina vasco-navarra.
 

"En comidas y cenas. Los mejores platos de nuestra carta. Ven a probarlo y disfruta de las mejores comidas vasco-navarras en Madrid. Ahora, además, servicio de Comida para Llevar. Nuestras especialidades en tu casa. Desde anchoas frescas y alubias de Tolosa, hasta el mejor chuletón de buey a la parrilla o merluza en sal. Todo rematado con un postre casero de queso Idiazábal o una exquisita tarta. También te ofrecemos la posibilidad de elegir nuestro menú o nuestra combinación especial de platos ligeros.
Donde Marian, siempre cerca de ti."

( Información extraída de su página web )

 
Fundado en: 1994
Propietaria: María Ángeles de la Peña López
Chef: María Ángeles de la Peña López
 
Precio medio estimado por persona en la fecha de la cena es de 40 €.
 
COMENTARIOS:
Nombre: Donde Marian. Es una forma coloquial de contestar a la pregunta ¿Dónde vamos? o ¿Dónde comemos?, y se refiere al nombre propio de la propietaria del restaurante.
Marian de la Peña: Se formó en los fogones de Juan Mari Arzak. Una vez en Madrid, junto a una amiga, abrió el restaurante Balzac, en el que colaboró inicialmente Iñaki Camba. Continuó su carrera profesional encargándose del restaurante Julián de Tolosa. A mediados de los noventa montó su propio negocio, Donde Marian.
Carta en la web: Si, con precios y sin fotos.
Carta de vinos en la web: No.

Las cañas: Las tomamos en la propia mesa del restaurante. Fueron ocho, con y sin alcohol. No venían acompañadas de algo para picar y las tomamos con el aperitivo que había en la mesa. Desconocemos el precio de las cervezas ya que en la factura sólo aparece el apartado "barra" que por el precio debe incluir también las copas de después de la cena.

Local: Se encuentra en una zona tranquila del noreste de Madrid, de fácil aparcamiento. Ocupa los bajos de un edificio de viviendas. Entre la calle y el local hay un pequeño patio, rodeado de rejas y celosías blancas, que en verano se usa como terraza. Se accede al local por debajo de un toldo de tela verde, el mismo color que la puerta, y que caracteriza al restaurante. Al entrar, de frente, se encuentra un primer salón con un pequeño bar y a la derecha se entra en el que parece ser el comedor principal. Es rectangular, de tamaño medio, con una capacidad aproximada de cuarenta personas. Nos recibió la dueña y nos acomodó en la única mesa redonda situada en un extremo junto a la entrada. Las paredes están cubiertas a media altura por un zócalo de madera pintada de verde. La parte superior está empapelada de amarillo. El techo, abovedado, tiene el mismo tono gualda, dándole continuidad. Bajo él se extiende longitudinalmente una franja de tela beige con ondulaciones que le da un aspecto informal. Las ventanas, cuatro, tienen cortinas a juego con el zócalo. Sobre sus lienzos se exponen regularmente pinturas, que están a la venta, a modo de galería. En esta ocasión son de Reyero. El suelo es rústico, con losetas de barro separadas por yagas. Es el mismo que el del patio. La iluminación, indirecta, con focos que apuntan a los cuadros y lámparas en los poyetes de las ventanas, es algo escasa. Las sillas son de madera, pintadas de negro, con barrotes verticales en los respaldos y tapizadas en estampados. Las mesas, salvo la nuestra, cuadradas y agrupadas según necesidad. Los bajo manteles son de la misma tela y color que las cortinas. Manteles y servilletas blancas. Vaso grande para el agua o cerveza y copas para el vino. La vajilla clásica, blanca con un borde verde con detalles dorados. La cubertería también tradicional.

Comensales: Seis. Antonio Arnáiz, Raúl, Antonio de la Poza, Carlos, Justo y Antonio Ávila.

Pan: Son pequeñas chapatas individuales. Junto con el aperitivo lo cobran a 2,20 € por persona. Con el cubierto no hacen descuento.

Aperitivo:
Paté casero con mermelada de arándanos: Pusieron dos platitos para los seis. Normal, sin nada que destacar.
Entrantes:

Alcachofas en salsa verde con almejas: Fuera de carta. Lo sirven en un plato llano, cortadas por la mitad y guisadas con almejas en la salsa. Las alcachofas blandas pero sosas, las almejas buenas y la salsa sencilla e insípida. El conjunto sin nada que destacar. Se pidió una ración. El plato sale a 15,40 €. (9,24 € con descuento.)

Anchoas frescas fritas al ajillo: Se presentan en un plato de barro con el aceite aun hirviendo. Son unas diez anchoas, abiertas por la mitad, cubiertas de aceite, con rodajitas de ajo frito y perejil cortado por encima. Estaban muy buenas. Se pidió una ración a 8,80 € (5,28 € con descuento.) La anchoa sale a 0,88 €.

Pelayos: Fuera de carta. Son los cuerpos de los chipirones, rellenos de su propia cabeza y patas (tentáculos), a la plancha. Se presenta en un plato llano, con un poco de lechuga y medio limón decorado. Llegaron a la vez que las anchoas, no estaban mal aunque templados. Se pidió una ración a 20,10 € (12,06 € con descuento) Cada chipirón sale a 1,67 €.

Pimientos del piquillo rellenos de changurro: Fuera de carta. Vienen en una pequeña cazuelita cubiertos totalmente por salsa. La salsa, de sabor potente a pimiento, es lo más bueno del plato. Los pimientos pequeños y el relleno es una masa suave que quiere recordar al marisco. Pusieron ración y media en la cazuela para que tocásemos a uno por cabeza. Cada ración nos cuesta 21,26 €. (12,76 € con el descuento.) Es decir, la cazuelita sale a 31,90 € y cada pimientito a 5,32 €. Un precio muy elevado.

Foie fresco caramelizado con jugo de naranja: También fuera de carta. Lo sirven en una fuente sobre una tabla de madera. Las porciones de hígado están bañadas por la salsa de cítricos. Se acompaña con un plato de tostaditas de pan. Bueno. Se pidió una ración a 19,80 €. (11,88 € con descuento.)

Segundos:

Cogote de merluza al horno: Lo traen en un plato llano con ajitos fritos, perejil y guindilla. Ración adecuada. Preparación clásica. Muy bueno. Se pidieron dos raciones, cada una a 24,20 €. (14,52 € con descuento.)

Merluza frita: La sirven en plato llano. Son dos porciones rebozadas. Se acompaña de patatas fritas, algo aceitosas y medio limón semejante al que acompañaba los Pelayos. Buena la merluza y el rebozado. Se pidió un plato a 23,10 €. (13,86 € con descuento.)

Lengua estofada: Fuera de carta. Lo tren en plato llano cubierta de salsa y acompañada de las ya conocidas patatas fritas. Buena. Se pidió un plato a 16,50 €. (9,90 € con descuento.)

Bacalao encebollado: Se presenta, como el resto, en plato llano. Una capa a base de pimientos rojos, verdes y cebolla cortados lo cubre completamente. Sin nada que destacar. Se pidió un plato a 23,10 €. (13,86 € con descuento.)

Magre de pato a la brasa: Lo sirven en un plato llano. Viene cortado y acompañado de patatas fritas. De las patatas ya hablamos. El pato en su punto, crujiente por fuera y rojo por dentro. Muy bueno, buenísimo. Se pidió un plato a 19,25 €. (11,55 € con descuento.)

Postres:

Tatín de manzana y bola de helado: Lo sirven en plato llano de postre. Es una porción de aproximadamente un cuarto de tarta fina de manzana. Se pidió acompañada de una bolita de helado de vainilla. La tarta bien, aceptable. Se pidió uno, a 6,60 €. (3,96 € con descuento.) No cobraron el helado.

Tarta de chocolate con chocolate caliente: Lo traen en plato llano de postre. Son dos rebanadas de tarta cubiertas de chocolate negro. Buena, sabe a poco. Se pidió uno a 5,50 €. (3,30 € con descuento.)

Leche frita: Fuera de carta. Se presenta en un plato llano de postre. Una porción rectangular espolvoreada con azúcar y canela. Muy buena. Se pidió uno a 6,60 €. (3,96 € con descuento.)

Sorbete de limón: En la carta figuraba sorbete de limón al cava. Al pedirlo sin alcohol nos dijeron que no quedaba bien batirlo sin alcohol por lo que lo ofrecieron como bolas de helado. Trajeron dos bolitas en un bol de cristal azul con dos canutillos de galleta. Cobraron ración y media por las dos bolas. La ración sale a 5,50 €. (3,3 € con descuento.) La bola de helado sale a 4,13 €. Me pregunto... si un postre y medio son dos bolas de helado, cuando pides de postre helados variados que te ponen ... ¿una bola y un tercio?

Pastel ruso: Se pidió al no quedar flan de queso. Lo sirven en plato de postre como el resto. Consiste en una porción cuadrada de tarta semejante a un bizcocho, más fina y delgada que una rebanada de pan de molde y rellena de una crema de avellana. Se decora el plato con un chorreón de jarabe de fresa. No está mal, sin nada que destacar. Se pidió uno a 5,50 €. (3,30 € con descuento.)

Cafés e infusiones: Se tomaron tres cafés cortados, dos de ellos descafeinados y tres infusiones menta-poleo. Cada bebida la cobraron a 2,75 €.

Vinos:

Gran Feudo Edición, selección especial crianza 2008: Vino tinto con denominación de origen Navarra. De las bodegas Julián Chivite, (www.chivite.es). Elaborado con uvas merlot, tempranillo y cabernet sauvignon. Bueno. Tomamos dos botellas a 10,45 € cada una. El precio aproximado en la calle es de 5,20 €. Se multiplica 2,01 veces.

Martín Códax, Albariño: Con denominación de origen Rías Baixas. Elaborado en las bodegas Martín Códax (www.martincodax.com). Bueno. Tomamos dos botellas cada una a 18,15 €. El precio en la calle es de aproximadamente 8,95 €. Se multiplica 2,03 veces.

Copas: No invitaron a chupitos. Se pidieron dos Martin Miller con tónica, un ron Habana con coca cola y una manzana sin alcohol. Junto con las ocho cañas iniciales cobraron 60,61 €.
Porcentajes: Del total de la factura, un 19,7% corresponde a cañas y copas (sin descuento sería el 14,7%). Sin tener en cuenta las cañas y copas, el 68,3% del precio de la cena corresponde a comida y el 31,7% a bebida (sin descuento, sería el 77,6% y 22,4% respectivamente).
Servicio: Atento, esmerado y profesional. Aparte de la dueña, que supervisa constantemente, están dos camareras uniformadas con camisa y pantalón negros y un mandil gris a rayas. Cambian de platos en las primeras entradas y están pendientes de todo.

Comentario final: Restaurante clásico de comida navarra. Con buena materia prima y platos tradicionales de toda la vida. Anclado en el pasado. Servicio profesional con atención esmerada. Poca separación entre mesas, salvo la nuestra, algo más alejada. Iluminación muy justa. Al parecer sólo se llenó un comedor, unas 30 personas. Precios altos. Al hacer la reserva a través de "el tenedor", nos ahorramos un 29,6 % del total, en este caso 103,84 €. Sin esta oferta cada uno habría pagado 68,65 €, en lugar de los 51,35 €, 17,30 € más. No incluye el I.V.A. en la carta, como debe hacerse.

 
Antonio Ávila .
 
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Pac
Rau
Ric
7
8
6
6
8
-
7
-
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

7,00

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
41,25 €
ACTUALIZADO:
 
En el precio no se incluyen cañas ni copas.
 
Reservó Antonio Arnáiz
 
Ver factura
Ver tarjeta
 
La carta (05/04/13):
 
Entradas, carnes, pescados y postres
 
OTROS ENLACES DE INTERES:
Crítica de Metrópolis
 
 
Actualizada el 10 de septiembre de 2015
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.
 
 

 

 

 

Image