Club Tragon   Sub head    
     
 
EPOQUE
(Hotel Gran Meliá Fénix)
 

Calle: Hermosilla, 2. Zona Salamanca. Madrid.

Teléfono: 91 431 67 00
Web: es.melia.com/hoteles/espana/madrid
Fecha: 22 de febrero de 2013 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN: Cocina creativa mediterránea.
 

"Restaurante Epoque, alta gastronomía mediterránea. Amplia carta de temporada que fusiona la cocina mediterránea e internacional con sorprendentes toques de vanguardia. Cocina creativa de sofisticada elaboración. Cocina para celíacos. Carta baja en calorías y sin gluten. Postres caseros. Ingredientes de temporada / tradicionales de la despensa española de la más alta calidad. Ambiente íntimo y acogedor especialmente diseñado para encuentros de negocios, ocasiones especiales y románticas. Extensa carta de vinos nacionales. Amplias referencias en Denominaciones de Origen. La amplia carta de licores y cocktails que ofrece el propio restaurante y el DRY Cosmopolitan Bar by Javier de las Muelas hacen de este enclave la mejor selección en pleno centro de Madrid. Servicio de aparcacoches y parking gratuito"

( Información extraída de su página web )

 
Fundado en: Septiembre 1953, el hotel.
Propietario: Meliá Hotels International, S.A.
Chef: Miguel Martín Robles
Maitre: Servio Petrovic
Nos atendió: Alejandro Gallego
 
Precio medio estimado por persona en la fecha de la cena 70 €.
 
COMENTARIOS:
Nombre: Epoque. Quizás sea debido a que el comedor está decorado con estética de la Belle Époque francesa.
Carta en la web: Si, con precios y sin fotos.
Carta de vinos en la web: Si, con precios.

Las cañas: Las tomamos en la barra del bar del hotel, en el afamado DRY By Javier de las Muelas. Fueron siete cañas, una de ellas sin alcohol. Nos pusieron unas patatas fritas, unos snacks y algo parecido a cacahuetes pero de color verde y picantes. Cada caña a precio de hotel de cinco estrellas, 7,00 €.

Local: Forma parte del hotel aunque tiene entrada directa por la calle Hermosilla. Situado en el corazón de Madrid, es un edificio que abarca la manzana comprendida entre el Paseo de la Castellana y las calles Hermosilla, Marqués de Zurgena y Goya. Fue inaugurado en septiembre de 1953 y por él han pasado famosos como Rita Hayworth, Gloria Swanson, Cari Grant, Charles Bronson, Bill Clinton ó The Beatles. De estos últimos hay un vídeo alusivo a su estancia en la web del hotel. El restaurante está decorado con muebles de época. Las paredes están cubiertas, hasta media altura, por un zócalo de madera barnizada a juego con las sillas y en su parte superior enteladas con estampados de franjas marrones y beiges. Sobre ellas se sitúan cuadros con marco dorado y paspartús azules con láminas de jarrones sobre fondo blanco. El suelo imita a mármol. El techo es de escayola blanca salpicado de halógenos apagados. La iluminación, escasa, se consigue por medio de apliques clásicos con tulipas, algunas lámparas de pie y la inestimable aportación lumínica del botellero de cristal que contribuye a paliar la poca visibilidad. La intimidad no tiene por qué ser sinónimo de oscuridad. Las mesas cuadradas y alguna redonda están adecuadamente distribuidas. Nos situaron en una mesa redonda y amplia en una zona apartada del comedor. El mantel y las servilletas son de color blanco, el bajo mantel de la misma tela que las paredes. Las sillas, de madera y con apoya brazos, están tapizadas en color azul, a juego con los paspartús. La vajilla usada para el pan y los primeros platos es de porcelana clásica, de la marca alemana Bauscher. Posteriormente se va modernizando tanto en formas como en colores. Se sirve el vino y el agua en copas. La cubertería clásica, de alpaca, tenía grabado el escudo de Madrid en el mango. Había música de fondo.

Comensales: Seis. Antonio Arnáiz, Raúl, Antonio de la Poza, Carlos, Justo y Antonio Ávila.

Pan: El pan lo eliges entre una variedad de bollos de diferentes tipos: blanco, chapata, albaricoque y nueces, de semillas, de cinco cereales, centeno y ajo. Muy bueno el de nueces y albaricoque. Junto con el aperitivo lo cobran a 2,00 € por persona. (1,40 € con descuento)

Aperitivos:
Selección de mantequillas y salsas: Pusieron dos platos cuadrados, cada uno de ellos compartimentado en cuatro partes donde se situaban las distintas opciones para untar o mojar. Las mantequillas, de dos tipos, de anchoas a las finas yerbas y de ñoras, estaban buenas. Las salsas eran de aceite de oliva con una gota de Pedro Ximenez y de Pesto.

Pan al tramontini: Se presenta individualmente en una bandejita con forma semejante a la cáscara de un mejillón. Consiste en una porción de un rulo de pan fino italiano relleno de queso de cabra, rúcula, tomate y pimiento. Se sirve verticalmente cubierto de una salsa verde de albahaca. Bueno.

Entrantes:

Bogavante con ensalada de pak choi y muselina de anacardos: Lo sirven en un plato negro, sobre la muselina se eleva en forma de cilindro la ensalada y por encima, sobre unas hojas, el bogavante coronado por brotes de soja. Buena presentación. El pak choi, que es la col o repollo chino, tiene un ligero sabor amargo, similar a las acelgas. Los platos se reparten entre los comensales. Refrescante, muy buena. Gustó mucho. Se pidieron dos raciones. El plato sale a 24,00 €. (16,80 € con descuento)

Alcachofas confitadas al Romescu: Se presentan en una fuente rectangular blanca tres raciones. Sobre la salsa Romescu, o Romesco, las alcachofas y sobre estas, finos hilos de jamón. Las alcachofas tiernas y sabrosas, increíbles. Muy buenas. Se pidieron tres raciones a 14,00 € cada una. (9,80 € con descuento) Cada alcachofa sale a 7,00 €.

Croquetas de jamón: Se presentan en una fuente rectangular blanca semejante a la anterior. Son seis croquetas grandes, de forma cuasi paralelepípeda acompañadas cada una por un pequeño pimiento frito y regadas por una lluvia de patatas paja. Inicialmente se pidió una ración de croquetas de carabineros, pero vinieron de jamón. Es necesario cortarlas para comerlas. Hay diversidad de opiniones, desde muy buenas hasta correctas o normalitas. Se pidió una ración a 10,00 € (7,00 € con descuento) Cada croqueta sale a 1,66 €.

Tosta de sardinas marinadas y gelificado de pimientos: Viene en un plato negro, sobre rectángulo de pan fino italiano se sitúa la gelatina de tomate y sobre ella dos lomos de sardinas con jugo de cítricos. Se terminan con un poco de tomate y escarola por encima. Estaban buenas aunque sin chispa, les faltaban sabor. Se pidieron dos raciones. Cada una sale a 12,00 €. (8,40 € con descuento)

Segundos:

Tartar de atún rojo y chips de yuca: Lo traen en un plato llano. Bien presentado. A un lado, en forma de cilindro, el atún picado con perejil y por encima, saliendo de dentro, los chips de yuca con formas ondulantes como si fueran llamas. Una línea verde y ancha de cebollino picado cruza el plato dándole un toque de color. A ambos lados del tartar se sitúan pequeñas rebanadas de pan tostado. Buenísimo. Se pidió un plato a 24,00 €. (16,80 € con descuento)

Lomo de buey a la piedra con "papas arrugás": Se presenta sobre un recipiente metálico a modo de plato. Viene pre cortado y acompañado de papas arrugadas con mojo picón. Muy bueno. Se pidió un plato a 20,00 €. (14,00 € con descuento)

Buñuelos de rabo de toro: Lo traen en un plato hondo. Son tres o cuatro buñuelos acompañados por aros de cebolla que reposan sobre una salsa. La carne estaba muy tierna. Muy buenos, aunque se encontró algo de ternilla. Los aros combinan muy bien. Se pidió un plato a 15,00 €. (10,50 € con descuento)

Lomos de lenguado y mejillones al azafrán tostado: Se presenta en plato llano. El lenguado viene envuelto en una fina lámina de calabacín. Sobre él dos mejillones y unos aros de chipirón. Todo regado con la salsa de azafrán y rociado con cebollino picado. Una franja de tinta de calamar culmina y acompaña al plato. Estaba muy bueno aunque un poco seco. Se pidió un plato a 20,00 €. (14,00 € con descuento)

Pulpo y vieiras a la plancha con verduras y alioli de piquillos: Lo sirven en un plato llano. Sobre un chorreón de salsa se distribuyen los segmentos de moluscos. Encima, debidamente cortadas, unas verduritas también a la plancha, tomate, judías, berenjena y un par de pequeñas mazorcas. Gustó el maíz. El plato estuvo bien aunque no supe distinguir la vieira del pulpo (el pulpo de la vieira si, por los tentáculos). Se pidieron dos platos, cada uno a 18,00 €. (12,60 € con descuento)

Postres:

Bizcocho ligero de pistachos con sorbete de mango y sopa fría de ron: Lo sirven en plato hondo. En el fondo la sopa y sobre ella el bizcocho, en forma de miga y suficientemente empapado. Destaca su color verde, pistacho. Junto a él, medio fresón y una bola de helado de mango. Se decora el plato esparciendo sobre el borde pistachos troceados. Muy original y buena la combinación. Se pidieron tres, cada uno a 6,00 €. (4,20 € con descuento)

Sopa caliente de chocolate y kikos: Se sirve en un plato hondo con forma exterior cuadrada. En el centro, helado y rodeándolo chocolate negro caliente con trozos de fresa. Por encima kikos triturados. Cuando se sirvió la sopa ya estaba casi fría. El chocolate fuerte. No me gustó la combinación de los kikos en el postre. Se pidió uno a 6,00 €. (4,20 € con descuento)

Helado de mango y frambuesas: Se presenta en un plato hondo con forma exterior cuadrada. En el centro una tulipa bañada en chocolate con una bola de helado de frambuesa de color rosa intenso, sobre ella y a un lado, otra bola de helado de mango de color amarillo naranja. Un contraste visual. Los helados estaban muy buenos. Se pidió uno a 6,00 €. (4,20 € con descuento)

Leche frita: Aunque no estaba en la carta, la habían preparado para algún evento y tras pedirla no dudaron en ofrecerla. Se presenta en un plato llano rojo. Son cinco porciones. Se acompaña, como decoración, por finas rodajas de carambolo, el tamarindo chino, en forma de estrellas de cinco puntas, un aguaymanto y uvas. Buena. Se pidió una a 7,50 €. (5,25 € con descuento)

Cafés e infusiones: Se tomaron tres cafés cortados, dos de ellos descafeinados y tres infusiones menta-poleo. Cada café lo cobraron a 6,00 € (4,20 € con descuento) y cada infusión a 6,50 €. (4,55 € con descuento). Precios muy altos, desproporcionados.
Vino:
El Regajal, crianza 2011: Con denominación de origen Madrid. De las bodegas Viña el Regajal (www.elregajal.es). Elaborado con uvas tempranillo (45 %), cabernet sauvignon (25%), syrah (20%) y merlot (10%). El Regajal es una conocida reserva de mariposas en Aranjuez, de ahí que la etiqueta del vino tenga una imagen inspirada en una de ellas. Tomamos tres botellas a 25,00 €. (17,50 € con descuento). Muy bueno. El precio aproximado en la calle de coste al público es de 14,00 €.
Copas: Invitaron a chupitos. Se pidieron de pacharán y orujo blanco. También se pidieron sin alcohol pero, al no encontrarlo, nos prepararon un zumo de arándanos con lima.
Porcentajes: Del total desembolsado, el 68,7% del precio de la cena corresponde a comida y el 31,3% a bebida (sin descuento, sería el mismo porcentaje).
Servicio: Adecuado a un hotel de cinco estrellas. Solo ligero retraso en los segundos. Amable y correcto.

Comentario final: Restaurante sobrio de estilo clásico con escasa iluminación, no por no tenerla, sino por no usarla. Comida de calidad, bien presentada y elaborada. Separación adecuada entre comensales y entre las mesas. Servicio amable y profesional. Debido a la crisis los precios se contiene por medio de ofertas como la reserva a través de "el tenedor", por la que nos ahorramos un 30% del total, en este caso 128,10 €. Sin esta oferta cada uno habría pagado 71,17 €, en lugar de 49,82 €. Incluye el I.V.A. en la carta, como debe hacerse. Ligero retraso entre los entrantes y el plato principal.

 
Antonio Ávila .
 
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Pac
Rau
Ric
7
7
8
8
9
-
8
-
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

7,83

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
49,82 €
ACTUALIZADO:
 
Reservó Antonio de la Poza
 
Ver factura
Ver tarjeta
 
La carta (22/02/13):
 
La carta
La carta de vinos
 
OTROS ENLACES DE INTERES:
Crítica de Metrópolis
 
 
Actualizada el 10 de septiembtre de 2015
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.
 
 

 

 

 

Image