Club Tragon   Sub head    
     
 
LOS CEDROS
(Hotel Quinta de los cedros)
 

Calle: Allende Salazar, 4. Zona Ciudad Lineal. Madrid.

Teléfono: 91 515 22 15
Web: www.restauranteloscedros.es
Fecha: 25 de enero de 2013 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN: Cocina creativa mediterránea.
 

"En el restaurante Los Cedros podrán disfrutar una carta de raíces mediterráneas: platos en los que se aúnan ingredientes y recetas clásicas de nuestra cocina con elementos innovadores y sorprendentes.

El restaurante, dividido en tres ambientes, ofrece la posibilidad de disfrutar de su espléndida terraza en un tranquilo jardín que resulta ideal para románticas cenas en las noches de verano."

( Información extraída de su página web )

 
Fundado en: 2002
Propietaria: Estrella Palomero
Dirección: José Manuel Almudévar Gabarre
Chef: Jorge Barros
 
Precio medio estimado por persona en la fecha de la cena 40 €.
 
COMENTARIOS:

Nombre: Los Cedros. El hotel, del que forma parte el restaurante, está rodeado de un jardín con cedros centenarios, de ahí su nombre.

Carta en la web: Si, sin precios ni fotos.
Carta de vinos en la web: Si sin precios.

Las cañas: Las tomamos en la barra del pequeño bar del hotel. Cuatro cervezas, dos de ellas sin alcohol que se fueron pidieron a medida que íbamos llegando. Sólo con la primera pusieron aperitivo, unas aceitunas, el resto nos conformamos con compartirlas. Cada caña la cobran a 3,85 €.

Local: Está situado entre la M-30 y Arturo Soria, en la zona noreste de Madrid. Es el restaurante del hotel Quinta de los Cedros, ubicado en un palacete renacentista de estilo italiano. Al salón se puede acceder a través del vestíbulo o desde el bar. Es pequeño, con capacidad para unas veinticinco o treinta personas repartidas en nueve o diez mesas. Ocupa el espacio de lo que en su día sería el porche, de hecho así es como se le conoce al salón. También se deduce porque se encuentra rodeado de ventanales que dan exteriormente al jardín e interiormente al bar y por el suelo, que aunque cubierto de alfombras, se dejan ver las losetas de barro típicas de las terrazas. Las paredes son de color gris y el techo blanco de escayola. La iluminación es adecuada y se consigue básicamente mediante halógenos. Las lámparas y apliques están apagadas. La cocina se encuentra junto al salón tras unas puertas de vaivén. Las mesas son amplias y se encuentran suficientemente separadas. Nos pusieron en la única mesa redonda. La tela usada para los bajo manteles es la misma que la de las cortinas, haciendo juego. Los manteles y servilletas son blancos, al igual que la mayor parte de la vajilla, que es moderna y presenta platos de forma exterior cuadrada e interior redonda. Se usan también las láminas de pizarra como bandejas. Cubertería moderna. Copas para agua y vino. Las sillas son de madera, barnizadas y con asientos de tela de color beige. Hay música de fondo.

Comensales: Cinco. Antonio Arnáiz, Raúl, Antonio de la Poza, Carlos y Antonio Ávila.

Pan: El pan te lo ofrecen continuamente, puedes elegir entre cinco tipos de bollitos: candeal, con nueces, con cereales, con pasas y de espinacas. Este último se acabó pronto. El cubierto, que incluye pan y aperitivo lo cobran a 3,25 € por persona.

Aperitivos:
Mantequillas variadas: Sobre una lámina de pizarra unas tostas finas de pan y cinco pequeñas rodajas de mantequilla de diferentes sabores y colores. Se acompaña con cinco barritas de grissini en un vaso. Todo va rociado por sal gorda y decorado con un chorreón de salsa roja. Estaban buenas.

Cubitos de queso rebozado con miel de acacias: Los sirven en una bandeja rectangular y son cinco cubitos de queso fresco rebozado y rociado con miel de acacias. El queso, parecido al de Burgos, es algo más consistente. El rebozo ligero. Bueno.

Entrantes:

Milhojas de Foie con puré de cebolla con piñones y pasas al brandy: Presentación excelente. Lo sirven sobre una pieza redonda de pizarra que hace de plato. En el centro se levanta una torre de rodajas de foie intercaladas con láminas finas de manzana. Se corona con el puré, pasas y piñones. Alrededor se decora con los mismos elementos y para darle color una fresa y salsa roja. Para untar ponen una fuente con dos tipos de pan tostado, de especias y de nueces. Especialmente bueno el de frutos secos. El puré bueno y el foie riquísimo, exquisito. Se pidió una ración que repartió el camarero. El plato sale a 24,20 €.

Croquetas caseras de jamón Dª Carmen: Se presentan en una fuente rectangular blanca. Son docena y cuarto. Junto a ellas traen dos recipientes, uno con salsa de esencias de limón y el otro con salsa Romesco. Las croquetas, más cuadradas que alargadas, cremosas. Algo saladas y sin nada que destacar. La salsa Romesco, buena, aunque parecía más bien de pimiento. La de limón suave. Se pidió una ración a 13,75 €. Cada croqueta sale a 0,92 €.

Chipirones de anzuelo encebollados con cebolla pochada y cebolla crujiente: Vienen en un plato presentado como una flor. Los chipirones se colocan en círculo emulando los pétalos y el centro se rellena con la cebolla crujiente. El puré de cebolla se rocía por encima de los chipirones. El plato se espolvorea con finas hierbas. Los chipirones, buenos aunque estarían mejor a la plancha que cocidos. La cebolla correcta. La ración sale a 19,80 €.

Segundos:

Bacalao confitado con setas, verduritas a la plancha y esencia de miel: Lo traen servido en un plato llano. Son dos porciones de bacalao. Además de las setas, como verduritas ponen dos pequeñas zanahorias y calabacines baby cortados. Se acompaña con tres patatitas modeladas en forma esférica. El bacalao muy bueno, las verduras crujientes. Se pidieron dos platos, cada uno a 20,90 €.

Tostón de Castilla asado a baja temperatura sobre su caldo y lágrima de manzana confitada: Se presenta, en un plato, unas rodajas de patata cocida y la salsa de manzana confitada. Sobre esta una patita de cochinillo. Aunque se pidió con reticencia este plato, ya que la forma de hacerlo difiere de la clásica con horno de leña, sorprendió por su textura y sabor muy semejante al tradicional. Muy bueno. Se pidió un plato a 23,10 €.

Pizarra de rape a la plancha sobre txangurro con patatas confitadas: Sobre una lámina de pizarra se extiende el txangurro en forma de salsa y encima las porciones de rape. Se acompaña con tres patatitas cocidas en forma de bola. El txangurro normal y el rape correcto, bien. Se pidieron dos platos, cada uno a 24,20 €.

Postres:

Tiramisú en deconstrucción "Los Cedros": Tiramisú es una palabra de origen italiano que quiere decir "súbeme", en el sentido de alégrame. Quizás se llame así al postre por la cafeína que contiene. Lo sirven en una copa de cóctel apoyada en un plato de cristal transparente en forma triangular. Se presenta como una crema rociada por el café y espolvoreada con cacao. Se decora con bolitas de chocolate y un cucurucho, también de chocolate, que contiene un aguaymanto en su interior y que le da el toque de color. Estaba bueno aunque con poco sabor a café. Se pidieron dos, cada uno a 9,35 €.

Tarta de queso: No figura en la carta. La sirven en plato llano. Con forma cilíndrica, lleva una base de galleta y está recubierta por una crema de frutos rojos. Se acompaña con un poco de la crema con la que se hizo el tiramisú. Se decora con chorreón de jarabe rojo y un aguaymanto con hojas verdes. La tarta está muy suave en contraste con la galleta. Buena. Se pidieron dos, cada una a 9,35 €.

Fina tarta de manzana con helado de vainilla: Se presenta en un plato llano. Sobre una base de pasta circular, las láminas de manzana se distribuyen alrededor en forma de flor. Todo el consunto está espolvoreado con azúcar glas. En el centro la bola de helado de vainilla. Muy bueno el contraste entre helado y tarta. Se pidió una a 9,35 €.

Cafés e infusiones: Se tomaron tres cafés cortados, dos de ellos descafeinados y dos infusiones menta-poleo. Cada café lo cobraron a 2,53 € y cada infusión a 4,18 €. Esto parece un error en la factura.
Vino:
Martínez Lacuesta crianza 2008: Tinto con denominación de origen Rioja. Está elaborado a base de uvas Tempranillo, Graciano y Mazuelo. De las bodegas Martínez La cuesta en Haro (www.martinezlacuesta.com). Estaba bueno. Pedimos dos botellas a 23,10 € cada una. El precio de una botella en la calle es de unos 9,00 €.
Copas: Invitaron a champan y ofrecieron licores. No todos tomamos espumoso y sólo se tomó un chupito.
Porcentajes: Del total de la factura, un 7,6% corresponde a cañas (sin descuento sería el mismo porcentaje). Sin tener en cuenta las cañas el 85,7% del precio de la cena corresponde a comida y el 14,3% a bebida (sin descuento, sería el mismo porcentaje).

Servicio: Amable y correcto. Está compuesto por un maître, de chaqueta, y dos camareros uniformados de negro con corbata gris. Hubo tiempos de espera al principio, después de poner el aperitivo, quizás porque esperaron a la incorporación del último comensal, Carlitos. Luego todo fue seguido. Cambian de plato en todos los entrantes.

Comentario final: Restaurante acogedor, correcta iluminación, Platos de buena calidad, muy bien presentados y elaborados. Mantiene una distancia entre mesas adecuada. Servicio amable y correcto. Precios ajustados gracias a reservar a través de "el tenedor", sin esta reserva la cena, sin cañas, ascendería a 276,60 €, y cada uno habría pagado 55,32 €. No incluye el I.V.A. en la carta, como debe hacerse. Retrasos al comienzo de la cena. Fallos en la factura. Cobran las infusiones desproporcionadamente y no incluyen una botella de vino. Invitan a chupitos.

 
Antonio Ávila .
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Pac
Rau
Ric
8
8
9
9
-
-
7
-
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

8,20

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
37,78 €
ACTUALIZADO:
 
Reservó Antonio de la Poza
 
Ver factura
Ver tarjeta
La carta (25/01/13):
La carta: Entradas
La carta: Carnes y pescados
 
OTROS ENLACES DE INTERES:
Crítica de Metrópolis
 
 
Actualizada el 10 de septiembre de 2015
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.
 
 

 

 

 

Image