Club Tragon   Sub head    
     
 
ASGAYA
 

Calle: Doctor Fleming, 52. Zona Chamartín. Madrid.

Teléfono: 91 353 05 87
Web: www.restauranteasgaya.com
Fecha: 15 de diciembre de 2012 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN: Cocina asturiana renovada .
 

"En restaurante Asgaya queremos ofrecerle, en un ambiente moderno y acogedor, las recetas más tradicionales de la cocina asturiana. Renovadas, sin alterar sus esencias básicas para capturar aromas, texturas, emociones... y, por qué no, un poco de cultura culinaria demostrando que, en la cocina popular asturiana, aún queda mucho por descubrir.."

( Información extraída de su página web )

 
Fundado en: Julio de 2012
Propietario: Manuel Fernández
Empresa: Libea Restauración S.L.
Chef: Koldo Sanmartín Mandinabeitia
Encargada: María José Jurado Cámaras
Segundo Maître: Sergio Gil
Asesor: Andrés Madrigal
 
Precio medio estimado por persona en la fecha de la cena 45 €.
 
COMENTARIOS:

Nombre: Asgaya es la verbalización de la expresión asturiana que denota abundancia, a raudales. Quizás pretenda el nombre indicar, además de su origen asturiano, que las raciones son copiosas.

Carta en la web: Si, con precios y algunas fotos orientativas.
Carta de vinos en la web: Si con precios.

Las cañas: Las tomamos en el local adjunto llamado "El Hórreo Asturiano", del mismo dueño que Asgaya. La caña sale a 1,50 €. El aperitivo, variado, consistía en unas croquetitas de cabrales, empanadillas y embutidos.

Local: Ocupa el lugar del que fue el restaurante "A de Alba". El local hace esquina entre la calle Doctor Fleming y una peatonal. La fachada, futurista, está realizada con planchas metálicas triangulares y con listones, tanto las unas como los otros están barnizados en color madera. A ambos lados de la puerta se sitúan sendas carpas permitiendo instalar la terraza de invierno. Dentro, tras un pequeño mostrador, se recibe a los clientes. Las paredes del restaurante están forradas con madera de color claro y en algunas zonas los listones están situados como si estuvieran incrustados en la pared, a distinta profundidad. Nos tenían asignado un reservado en la planta baja. El saloncito, rectangular y pequeño, no era apto para la docena de comensales que reservamos. La puerta de entrada, situada en uno de los laterales más anchos, da al pasillo que lleva a la cocina y los aseos. En esa misma pared hay una estantería y un botellero de cristal que permite ver el corredor exterior. El lienzo de enfrente, tapizado de madera, está vacío. De los dos lados más cortos, el cercano a la entrada esta decorado con un cuadro luminoso de gran tamaño semejante al que nos encontramos al entrar en el restaurante. En el lado contrario la sala se termina mediante un tabique móvil de color verde. Encima, se deja ver una pantalla enrollada y en el techo, de escayola blanca, el correspondiente proyector, lo que indica que el cuartito se dedica a otros menesteres además de los de la restauración. Un enorme plafón ilumina la estancia adecuadamente mientras que unos pequeños focos halógenos lo acompañan testimonialmente. Hay música ambiente en la sala, quizás subida de volumen. La mesa, rectangular, ocupaba la mayor parte de la sala. Nos sentaron, unos frente a otros, en los lados largos, ya que de los cortos, uno estaba pegado al tabique móvil y el otro tenía que estar libre para acceder a los asientos situados entre la mesa y la pared. Con esta distribución solo era posible servir la cena desde un lateral. La separación de un comensal a otro muy escasa. Las sillas modernas son de madera. El mantel de color blanco y las servilletas y el bajo mantel beige. Ponen copas altas para el vino y sin pie para el agua. La vajilla de porcelana blanca, moderna de la marca Deva Fine Bone China, de diferentes formas y tamaños. La cubertería también actual de la firma Guy Degrenne.

Comensales: Doce, cinco del club y siete acompañantes.
Cofrades: Antonio Arnáiz, Raúl, Carlos, Justo, y Antonio Ávila.
Acompañantes: Nuestras esposas: Palmira, Rosa, Mercedes, Elena y Gloria. Además compartimos cena con Paco y Elena.

Pan: El pan, en piezas individuales, lo ponen agolpado en una pequeña panera. Son de tres tipos: blanco, chapata y de multicereales. El cubierto, que incluye el pan, un coctail y el aperitivo lo cobran a 2,75 €.

Coctel: Lo sirven llenando un tercio del vaso con una bebida compuesta por Campary, zumo de naranja, soda y cubitos de hielo. Agradable y algo amargo.
Aperitivo: Chistorra asturiana. Viene en pequeños recipientes para compartir. Está cortada a trozos y caliente. Normalita, aunque se valora su poca grasa.
Entrantes:

Foie-gras de pato en terrina caramelizada al Pedro Ximénez con mermelada de higos y rúcula: Se presenta en una fuente rectangular. A un lado la porción de foie, regado con la reducción de Pedro Ximénez, al otro, las hojas de rúcula salpicadas por granos de granada y en el centro la mermelada. Una buena presentación. Se acompaña con finas rodajas de pan crujiente y caliente. El paté muy bueno, exquisito, aunque desmerecía su baja temperatura y la presencia de alguna venilla olvidada en su preparación. La mermelada y la ensalada acompañan adecuadamente, el PX apenas se nota. Se pidieron dos raciones. El plato sale a 17,60 €.

Sardinas sin espinas, asadas, ahumadas con hierbas silvestres, sobre hogaza: Se preparan en una cazuela especial, de la firma STAUB. Este tipo de recipiente resistente ya lo vimos en "La Kitchen", donde nos sirvieron unos mejillones. En ella, sobre una parrilla, están colocados los lomos de sardina y debajo estarán las hierbas, en este caso tomillo y romero. Según contaron, las sardinas se asan con un soplete, suponemos que ya dentro de la cazuela. Ya en la mesa el camarero las saca del recipiente y las coloca sobre pan con tomate triturado antes de servirlas. Muy buenas, suaves y naturales. Se aprecia el aroma de las yerbas. Cada ración contiene cuatro sardinas, ocho lomos. Se pidieron dos raciones. El plato sale a 13,20 €. Cada lomo de sardina con pan y tomate sale a 1,65 €, aunque solo pusieron doce rebanadas.

Lasaña de centolla cremosa con verduras: Se pidieron tres raciones y las sirvieron proporcionalmente en platos hondos individuales. En el centro la porción de lasaña cubierta de salsa y con un poco de huevas rojas y cebollino picado. Muy buena. Gustó. Cada ración sale a 15,40 €.

Alcachofas en salsa verde con almejas: Al igual que la lasaña, se pidieron tres raciones y sirvieron de igual forma. Plato casero muy bueno. Las alcachofas tiernas y las almejas naturales. Cada ración sale a 19,80 €.

Segundos:

Cochinillo confitado en su jugo con puré de orejones: Se sirve en plato llano. A un lado, en forma cilíndrica, el cochinillo, con el jugo por encima y al lado. Completa el plato el puré de orejones, en forma de salsa. Estaba bueno. Se pidió un plato a 23,10 €.

Pitu de Caleya guisado con ciruelas y uvas pasas: El pitu de caleya, algo así en castellano como "el pollo de calleja o de la calle", es el pollo que se cría al aire libre, comiendo sólo maíz y trigo, moviéndose libremente y con una vida media superior al de granja. Estas circunstancias son las que hacen que su carne sea un verdadero manjar. Se presentan varias piezas siendo la central un muslo colocado de forma ornamental con el hueso hacia arriba. Esta bañado con la salsa y rodeado por las ciruelas y pasas. El pollo buenísimo y la salsa estupenda. Se pidió un plato a 20,90 €.

Cachopos de ternera con foie-gras de pato y cebollitas caramelizadas en salsa de sidra dulce: En Asturias, los cachopos de ternera consisten en un par de filetes entre los que se pone queso, jamón u otro relleno, se empanan y se fríen. En nuestro caso son una versión reducida, en forma de albóndiga, en cuyo interior se sitúan las cebollitas y el foie. Lo sirven en plato llano, son tres unidades y están acompañados de unos trozos de manzana asada. Estaban buenos. Se distingue la cebollita y la salsa dulce pero no se aprecia el foie. Se pidieron tres raciones. Cada una a 24,20 €. Cada cachopo sale a 8,06 €.
Bocados de merluza a la romana con piquillos: Se presenta en un plato llano una cama de pimiento de piquillo con aceite y cebollino picado. Sobre ella cuatro porciones de merluza rebozada y encima un poco de wakame. La merluza fresca y buena, rebozada sin huevo. Se pidió una ración a 22,00 €.
Cocochas de merluza pil-pil: Lo sirven en plato llano. Son más de una docena de cocochas bañadas en una densa salsa de pil-pil. Por encima algo de ajo frito laminado y guindilla. Muy buenas y bien ligado el pil-pil. Se pidieron tres raciones. Cada una a 26,40 €.
Rodaballo en trancha al horno, crema de patata, wakame y ajada: La palabra trancha no está en el diccionario. Sirven una rodaja en un plato cuadrado al que acompaña la crema de patata y el wakame. El rodaballo buenísimo, las algas crujientes y la crema muy suave aunque no parecía de patata. Se pidieron tres, cada plato sale a 26,40 €.
Postres:
Postre de tres chocolates: Lo sirven en una fuente rectangular. A un lado un cilindro formado por rodajas de diferente tamaño de mousse de chocolate. Las dos primeras, más o menos iguales son de chocolate con leche en diferente proporción, la tercera, más fina, de chocolate blanco cubierta de chocolate negro. Se corona con un aguaymanto. A otro lado una bola de helado de chocolate con una hojita de menta. Una línea de jarabe de fresa separa la tarta del helado. Muy bueno. Se pidió uno a 7,70 €.
Leche frita con helado: Aunque la sirven en plato la estructura es la misma. A un lado dos piezas cuadradas de leche frita, una apoyada sobre una esquina de la otra. Al otro, y separado por la línea de jarabe, el helado. La leche normalita, sin nada que destacar. Se pidió uno a 7,70 €.

Milhojas con praliné y helado cremoso de yogurt: La presentación semejante a los anteriores postres. El praliné es una crema hecha a base de almendras, o avellanas, y confitada en azúcar caramelizado. El hojaldre estaba bueno y la crema suave. Se pidió uno a 7,70 €.

Torrija caramelizada de pan perdido, natillas de menta y helado de chocolate: Lo sirven en un bol con forma extraña. La torrija más bien parece una filloa y está semisumerjida en las natillas. La bola de helado de chocolate va encima con una hoja de menta. Las natillas muy buenas con el ligero sabor a menta. La torrija muy buena, riquísima. El helado llegó a la mesa semiderretido. Se pidieron tres a 8,25 € cada una.

Bola de helado: La sirven en un bol. Bueno. No la cobraron.
Cafés e infusiones: Se tomaron cinco cafés cortados, uno de ellos descafeinado, un capuchino, una infusión de manzanilla, y tres infusiones menta-poleo. No los cobraron, nos invitaron.
Vinos:
Raíz de Guzmán roble: Vino joven tinto 2011, está elaborado con uva Tempranillo, con denominación de origen Ribera del Duero. De las bodegas "Raíz y Quesos Páramo de Guzmán" en Roa, Burgos, ( www.paramodeguzman.es ). Estaba bueno. Pedimos tres botellas a 18,70 € cada una. El precio de una botella en la calle es de unos 9,00 €.
Fuente Elvira: Vino joven blanco de 2011, elaborado con uva Verdejo, con denominación de origen Rueda, de las bodegas Pascual ( www.bodegaspascual.com ). Bueno. Nos tomamos dos botellas a 16,50 €. El precio de una botella en la calle es de unos 6,00 €.
Copas: Invitaron a las copas. Se pidieron tres licores de manzana con alcohol, otros tres de melocotón sin alcohol y dos orujos blanco. Luego, después de pagar, se pidieron otras tres copas más a las que también fuimos invitados.
Porcentajes: Del total de la factura, un 0,8% corresponde a cañas y copas. Sin tener en cuenta las cañas y copas, el 82,4% del precio de la cena corresponde a comida y el 17,6% a bebida.

Servicio: Amable, cuidado, pero inapropiado. Quizás debido a que en estas fechas está todo saturado. Hubo tiempos muertos entre platos, la disposición de la mesa impedía que el camarero accediese a los comensales de enfrente pasándoles los platos y cubiertos. Cambian de cubiertos con cada entrada y se olvidan repetidamente traer cucharas para servir. Hay cambios bruscos en la temperatura de la sala.

Comentario final: Restaurante moderno, bien decorado e iluminado. Platos excelentes tanto en su ejecución, calidad, como en la presentación y sabor. Reservado muy pequeño. Mesa inadecuada para doce personas y sin espacio para servirla adecuadamente. Servicio inapropiado debido a las condiciones. Precios elevados para estos tiempos.

 
Antonio Ávila .
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Pac
Rau
Ric
Pac
7
7
-
7
7
-
8
-
8
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

7,33

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
55,14 €
ACTUALIZADO:
 
Reservó Raúl
 
Ver factura
Ver tarjeta
La carta (15/12/12):
La carta: Entradas
La carta: Carnes y pescados
La carta: Postres
 
 

 

Actualizada el 10 de septiembre de 2015
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.

 

 

 

Image