Club Tragon   Sub head    
     
 
PEDRO LARUMBE
Ahora se llama EL 38 DE LARUMBE
 
Calle: Paseo de la Castellana, 38. Zona Salamanca. Madrid.
Teléfono: 91 575 11 12
Web: www.larumbe.com
Fecha: 28 de septiembre de 2012 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN: Cocina creativa y de mercado .
 

"El nuevo restaurante Pedro Larumbe se encuentra en un entorno privilegiado, en pleno centro de Madrid y con unas comunicaciones inmejorables. En este nuevo templo de la gastronomía, en el que la decoración y el ambiente (desde la amplitud y la separación entre mesas a la acústica y la iluminación) se han cuidado al máximo para hacerlo íntimo y acogedor tanto para el cliente de negocios como para parejas o familias, el chef navarro seguirá ofreciendo un servicio impecable y una carta en la que los pilares son la calidad y la excelencia, además de un nuevo menú de la casa (que incluye tres platos, postre y vino por 55 €), y la opción de elegir medias raciones de la gran mayoría de sus platos."

(Extraído de su web.)

 
Fundado en: 2011 en su nueva ubicación
Propietario: AGRES S.L.
Jefe de cocina: Pedro Larumbe
Interiorista: Mariví González
 
El grupo Pedro Larumbe dispone do otros restaurantes en Madrid como "La biblioteca", "La redacción", "El Plató", "Finca del Valle" y "Terraza ABC Serrano, donde estuvimos en la cena número 125.
 
Precio medio estimado por persona en la fecha de la cena 65 €.
 
COMENTARIOS:

Nombre: Pedro Larumbe, es el del chef y propietario del local.

Carta en la web: Si, sin precios ni fotografías.
Carta de vinos en la web: No.

Las cañas: Las tomamos en el propio restaurante y las consideraron como maridaje de los aperitivos por lo que no nos las cobraron. Fueron cuatro tercios de Heineken y dos sin alcohol de Mahou acompañadas por unas almendras fritas.

Local: Situado entre el otrora edificio del diario ABC y el museo al aire libre de la Castellana, ocupa la mitad de los bajos del inmueble, en la otra mitad se encuentra el restaurante "El Plató", del mismo grupo. Las paredes externas, de cristal, permiten ver exteriormente la amplitud del comedor a la par que le proporcionan una gran luminosidad. El color que caracteriza al restaurante es el tinto. Desde afuera se le puede ver en la puerta de entrada, en los paneles laterales, en los zócalos inferiores de los ventanales y en el cartel identificativo. Interiormente, en diversos tonos, por doquier. Al entrar nos encontramos un pequeño bar. A la izquierda se sitúan algunas mesas y a la derecha el salón principal. Bastante amplio y casi diáfano de no ser por los tres pilares rectangulares que contiene. Las paredes y techo son blancos, las columnas de color corporativo, al igual que la moqueta del suelo y la tapicería de las sillas. No tiene cuadros decorativos pero si algunas obras de arte voluminosas a base de metal, piedra y madera. Los ventanales disponen de estores y visillos para dar intimidad. Botelleros modernos, de metal y cristal, iluminados con luces moradas, hacen de mamparas para crear espacios más reservados. Las mesas, todas rectangulares salvo una, están bastante separadas entre si, luciendo manteles y faldones de color beige con servilletas del mismo tono. Para sentarse hay sillas metálicas tapizadas y en algunas paredes sofás corridos de color beige. La iluminación, buena, con focos incrustados en la escayola. Las copas grandes para el vino y sin pie, en forma de vaso, para el agua. La cubertería clásica. El cuchillo para carne es rústico, con mango de madera y con el nombre del local grabado. La vajilla moderna de loza blanca. Nos situaron en la mesa circular colocada junto a la esquina.

Comensales: Seis. Antonio de la Poza, Antonio Arnáiz, Raúl, Carlos, Justo y Antonio Ávila.

Menú Maridaje Socios Club Vinoselección: Raúl, miembro de este club, leyó en la revista del mismo nombre la oportunidad de acceder a él por 50 € + I.V.A y se encargó de reservar. El menú varió algo con respecto al de la carta aunque en lo básico se mantuvo.

Pan: Te lo sirven directamente. Puedes elegir entre pan de aceite, pan blanco, de tomate, chapata, integral, con pipas. Muy buenos en general.
Aperitivos:

Fritos de maíz al pimentón: Los sirven en un bol blanco, moderno, y cuyo borde está contenido en un plano inclinado respecto al de la mesa. Se presentan en pequeñas tiras. Sabrosos y crujientes.

Grissini de tomate: Son los típicos picos italianos, más alargados y estrechos que los españoles. Vienen en un vaso de porcelana imitando a uno de plástico arrugado. Buenos.

Cornete con brandada de merluza: Es un pequeño cucurucho con una bolita de brandada. Lo sirven en un vasito alargado y semilleno de sal donde se hunde el cono de papel metálico que contiene al cornete. La brandada, según la R.A.E., un guiso de bacalao desmigado, mezclado con aceite, leche y otros ingredientes. En nuestro caso es de merluza. Un bocado agradable.

Cata de aceites: Nos sirvieron en cuatro platos hondos sendos aceites ganadores del premio Mejores Aceites de Oliva Virgen Extra Españoles campaña 2011-2012. El orden en servirlos fue del más suave al más fuerte. Comenzaron con el aceite que recibió el premio de "Producción oleícola": Alhema de Queiles y Abbae de Queiles, de la Hacienda de Queiles, de Tudela, Navarra. Confeccionado a base de aceitunas de la variedad arbequina. Muy bueno y suave. A continuación nos sirvieron el que le dieron el galardón "Frutados maduros de producción convencional": Dauro de Aceites Dauro, de Torroella de Fluviá, Girona. Se obtiene por mezcla de aceitunas de las variedades arbequina, hojiblanca y Koroneiki. Muy bueno. Seguidamente degustamos el laureado por "Frutados vedes dulces de producción convencional": Oro de Cánava, de la Sociedad Cooperativa Andaluza Nuestra Señora de los Remedios, de Jimena, Jaén. Realizado con olivas seleccionadas de la variedad picual. Sabor fresco e intenso, muy bueno. Por último saboreamos el aceite gratificado con el premio "Frutados vedes amargos de producción convencional": aceites de la Almazara de Muela, de Priego de Córdoba, Córdoba. Extraído de olivas seleccionadas de las variedades hojiblanca y picual. Sabor intenso y picante, muy bueno.

Menú:

Ensalada de langostinos, apio y manzana verde al aceite virgen. Maridado con Gran Feudo Chardonnay 2011. Se sirve en platos llanos individuales. La manzana y el apio están cortados en tiras rectangulares agrupados y rodeados por los langostinos. Por encima chorreones de aceite y mayonesa. Unas pinceladas de vinagre de Módena decoran el plato. Los langostinos buenos. El apio crudo y la manzana le dan un sabor intenso y fresco. Muy buenos, exquisitos. El vino, blanco, elaborado con uva Chardonnay tiene denominación de origen Navarra, de las bodegas Chivite (www.chivite.es). Con sabor afrutado estaba muy frio y muy bueno. Bien maridado. El precio de una botella en la calle es de unos 5,00 €.

Pez mantequilla blanco con pisto de tomate y reducción de mantequilla. Maridado con Neno Viña Somoza 2011. Se sirve en platos hondos individuales. En el fondo la cama de pisto de tomate y sobre ella una pieza del pescado. Todo ello regado por la reducción de mantequilla. Para decorar algo de cebollino picado y unos pétalos de flor. En el pisto predomina el tomate, con un sabor muy suave. El pez mantequilla está hecho a la plancha con la parte exterior dorada. El sabor es parecido al del atún. La reducción de mantequilla le da un toque exquisito. Buenísimo. El vino, blanco, elaborado con uva Godello, tiene denominación de origen Valdeorras, de las bodegas Viña Somoza (www.vinosomoza.com). Con más cuerpo y más seco que el anterior. Bueno. Bien maridado. El precio de una botella en la calle es de unos 8,50 €.

Canelón de pularda al oloroso con setas. Maridado con Valdubón Crianza 2009. Se sirve individualmente en platos llanos. Son tres canelones de pularda y sobre ellos, esparcida, la salsa y las setas fileteadas. Los canelones muy suaves con la pularda triturada en su interior, como si fuera una crema y con un ligero toque a limón. La sestas tiernas y la salsa muy buena. El vino, tinto, elaborado con uva Tempranillo, tiene denominación de origen Ribera del Duero, de las bodegas Valdubón (www.valdubon.com). Bueno, con cuerpo. Bien maridado. El precio de una botella en la calle es de unos 12,00 €.
Postre:
Tarta de zanahoria con helado de canela. Maridado con Moscatel Coto de Hayas. Lo sirven individualmente en un plato semihondo moderno con el borde cuadrado y ondulado. La porción de tarta de zanahoria incorpora nueces e intercala capas de chocolate. Por encima está espolvoreada con cacao y lleva clavado, a modo de tarjeta de presentación, un rectángulo plano de pan ácimo con las iniciales del local escritas. El helado está en forma de semibola. A los lados se añaden grosellas y una mora abierta. Se completa a un lado con un chorreón de salsa de maracuyá. La tarta muy buena, suave, predominando el sabor de la zanahoria sobre el del chocolate. El helado buenísimo, muy conseguido. Las frutas le aportan un punto de frescor que se incrementa con el amargor de la salsa de maracuyá. El vino, blanco y dulce, está elaborado con uvas Moscatel de grado menudo. La denominación de origen es Campo de Borja y está elaborado por las Bodegas Aragonesas (www.bodegasaragonesas.com). Dulzón sin perder el sabor a vino. Bien maridado. El precio de una botella de 50cl en la calle es de unos 8,00 €.
Cafés: Se tomaron tres infusiones de menta poleo y tres cortados, dos de ellos descafeinados. El café fuerte y bueno.
Mignardises: La R.A.E. no reconoce este término pero se dice de aquellos dulces que se sirven para acompañar el café y que se pueden comer con los dedos.
Brownie. Pequeño cubito de brownie con nueces y azucar glass espolvoreada por encima. Riquísimo.
Macarons de frambuesa y crema de limón. Los macarons son un tipo de pastelillo tradicional francés hecho de clara de huevo, almendra molida, azúcar y azúcar glass. Se hacen en forma de panecillos y se rellenan con crema. En la elaboración se le puede añadir algún aditamento para darle un determinado sabor. En este caso se le ha añadido algún jarabe de frambuesa. El macaron dulce y crujiente, la crema de limón le da el toque ácido. Bueno.
Panacota de café. Se presenta en un pequeño vaso alargado con una cucharilla. La panacota ocupa dos tercios del vaso y se completa con nata y polvo de chocolate. Buena.
Copas: No invitaron a chupitos.

Servicio: Profesional, amable, atento y servicial. Perfectamente uniformados.

Porcentajes: Al ser un menú de degustación que incluye las babidas no podemos descomponer la factura en porcentajes de comida y bebida.

La carta y la factura: No vimos la carta. La factuna no contiene los precios con el I.V.A incluido. La factura no contiene errores.

Comentario final: Local amplio con decoración moderna en tonos tinto y luces violetas. Buena iluminación. Mesas grandes con amplio espacio entre ellas. Platos de calidad, bien presentados y correctamente elaborados. Vinos adecuados a los platos. Servicio profesional. Menú satisfactorio. Excepcional el pez mantequilla. El aforo estaba al cincuenta por ciento.

 
Antonio Ávila .
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Pac
Rau
Ric
9
9
9
9
9
-
8
-
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

8,83

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
55,00 €
ACTUALIZADO:
 
Reservó Raúl
 
Ver factura
Ver tarjeta
Menú Vinoselección (28/09/12):
Menú
 
OTROS ENLACES DE INTERES:
Crítica de Metrópolis
 

 

Actualizada el 11 de septiembre de 2015
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.

 

 

 

Image