Club Tragon   Sub head    
     
 
LA TABERNA DE PEDRO
Ha cambiado de ubicación en 2015
 
Calle: Montalbán, 3. Zona Retiro. Madrid.
Calle anterior: Alberto Alcocer, 38. Zona Chamartin. Madrid.
Teléfono: 91 457 33 63
Web: www.latabernadepedro.com
Fecha: 27 de abril de 2012 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN: Tapas. Cocina casera .
 

"En su pequeño establecimiento, Pedro nos deleita con una cocina sencilla, pero 'honesta' y de calidad, basada en el recetario tradicional, al que añade toques de modernidad. Una cocina que es consecuencia de un oficio bien aprendido, primero en su pueblo natal –Villatobas-, y más tarde en Madrid, donde ha tenido una larga andadura por algunos de los mejores fogones de la capital. Y es que La Taberna –regida por Pedro García de la Navarra y Premio Metrópoli ‘Bar de Tapas o Enoteca’ 2006- ha conseguido aunar, de manera sabia y sin necesidad de boato, los placeres que todo buen gourmet gusta de disfrutar: La cocina de toda la vida, basada en productos de temporada y en una cuidada selección de la materia prima, y una bodega con más de 300 referencias, de dentro y fuera de España, y que incluye desde vinos jóvenes hasta verdaderas joyas enológicas; o si se prefiere, una cuidada oferta de cervezas: negra, premium, de abadía... "

(Extraido de su tarjeta de presentación.)

 
Fundado: Enero de 2005
Propietario: PAM 1 S. L.
Dirección: Pedro García de la Navarra
Chef: Pedro García de la Navarra
Jefe de sala:  
 
Precio medio estimado por persona en la fecha de la cena 25 €.
 
COMENTARIOS:

Nombre: Taberna de Pedro. Hace referencia al tipo de local y al nombre de su dueño.

Carta en la web: Si, sin precios. Se muestran fotos de algunos de sus platos.
Carta de vinos en la web: Si. Se puede descargar en formato pdf desde la web. No vienen con los precios.

Las cañas: Tomamos una ronda en la diminuta barra de la taberna y otra en la mesa. En total once. Con las primeras pusieron frutos secos y patatas fritas, con las segundas nada. Cada caña la cobraron a 2,16 €. En la factura no figura diferencia de precio entre las cañas tomadas en barra y mesa.

Local: Se trata de un pequeño establecimiento. La fachada está pintada de color blanco en la parte superior y con un zócalo de ladrillo visto en la parte inferior. A ambos lados de la puerta, estrecha, acristalada y con marco granate, hay dos ventanas con bordes del mismo color. En la acera, se encuentra una terraza con mayores proporciones que la propia taberna. Al entrar, a la izquierda, están situadas la escasa media docena de mesas para cenar o picar. Enfrente la barandilla que delimita las escaleras que bajan a los servicios y a la derecha la barra, con capacidad para no más de cinco personas. Es, a través de esta, por donde se accede a la cocina. La decoración es simple. Las paredes se protegen en su parte inferior por un zócalo de madera barnizado en tono oscuro, el resto están pintadas de blanco, en la parte del comedor, y de estuco rojo en la zona del bar. Sobre ellas se colocan cuadros de propaganda de marcas de cerveza o con imágenes de artículos de periódicos relativos al local. En los paramentos laterales se sitúan sendos espejos que dan amplitud a la habitación. El techo blanco. El suelo de baldosas imitando a barro cocido con yagas anchas y negras entre ellas. La iluminación, aceptable, se consigue mediante focos en el techo y lámparas en forma de semicilindro en las paredes. Nos situaron en dos mesas rectangulares, entre las escaleras y una de las paredes con espejo. El espacio para cada comensal es suficiente. Las mesas, de madera con pie de hierro, no están vestidas, en su lugar nos pusieron unos manteles individuales, sintéticos, de forma ovalada y de color gris. Las servilletas de tela blanca. Las sillas de madera con diseño de mediados del siglo pasado. La vajilla moderna y blanca, excepto para las gambas al ajillo, que lleva su cazuelita típica. Las copas de vino altas. Los vasos de agua de caña. Cubertería sencilla.

Comensales: Seis. Cinco miembros del club. Antonio de la Poza, Antonio Arnáiz, Raúl, Carlos y Antonio Ávila.
Acompañante: Carlos de la Poza.
Pan: Una cesta con trozos de barra de pan cortada. A 1,62 € por persona. No ponen plato para el pan.
Aperitivos: Pusieron una fuentecita con seis triángulos de queso manchego. Podría ser un aperitivo o corresponder a las tapas de la segunda ronda de cañas. Sin nada que destacar.

Entrantes:

Alcachofas. Se presentan en plato llano blanco, cortadas en cuartos, con jamón y rehogadas. Incluyen también los tallos. Estaban blandas y buenas. Pedimos una ración a 13,50 €.

Sardinitas. Se presentan en plato llano blanco cinco lomos de sardina sobre una cama de lechuga y tomatitos cherry todo regado con aceite de oliva virgen. Se decora con chorreón, en forma de circunferencia, de vinagre de Módena. Muy buenas, sabor y textura agradables. Se deshacen en la boca. Se pidió una ración a 10,80 €.

Guisantes con huevo. Se presentan en plato llano, cuadrado, con los bordes redondeados y de color blanco. En el centro, sobresaliendo de entre los guisantes y el jamón, se encuentra el huevo poché. Las legumbres vienen poco escurridas, lo que hace que, al romper el huevo, la untuosidad que le aporta queda diluida. No están mal, pero podían estar mejor. Se pidió una ración a 15,12 €.

Croquetas caseras. En una fuente. Son ocho unidades en forma de bolas y se acompañan con unas pocas patatas con salsa brava y alioli. Están buenas de sabor. Los trocitos de jamón escasos y pequeños. La salsa de las patatas muy picante. Se pidió un plato a 9,72 €.
Gambas al ajillo. Las sirven en su cazuelita de barro. Las gambas eran demasiado grandes para este tipo de plato. El aceite muy picante. Nada que destacar. Se pidió una ración a 18,36 €.
Segundos:
Chipirones encebollados. Lo sirven en un plato llano con un poco de perejil por encima. Estaban buenos. El plato sale a 13,50 €.
Carrillada de ternera. Lo sirven en salsa, en una fuente blanca y acompañado de patatas fritas cortadas en trozos irregulares. Esta blanda y bien guisada aunque le falta un poco de sabor. Se pidió un plato a 11,88 €.
Estofado de rabo de toro. Lo sirven de forma semejante a la carrillada, acompañado igualmente por patatas. Estaba bueno. Se pidió una ración a 13,50 €.
Albóndigas de la taberna. Se presenta y acompaña igual que los dos platos anteriores. Son cinco albóndigas de tamaño medio bañadas en salsa. No han gustado. Se pidió un plato a 9,72 €.
Atún rojo con tomate frito casero. Se presenta en plato llano. Sobre la salsa de tomate se sitúa una pieza troceada en forma de paralelepípedos de un centímetro de ancho. Se acompaña también con patatas, algo saladas. El atún está poco hecho por dentro y tostado por fuera. Llegó ligeramente templado. Bueno, al igual que el tomate. Se pidieron dos platos a 19,44 €.
Postres:
Tarta de queso. Se presenta en el centro del plato con forma de flan achatado y decorado con canela espolvoreada y jarabe de fresa. No está mal. Se pidió una a 5,29 €.
Tarta de manzana. En un plato levemente espolvoreado con canela, se presenta un trozo de rectangular de tarta. Sobre la base una amplia capa de crema y por encima unas finas lonchas de manzana. Sin nada que destacar. Se pidieron tres. Cada uno sale a 5,29 €.
Naranja. La traen en un plato, pelada y fileteada. Normal. Se pidió una a 3,89 €.
Cafés e infusiones: Tomamos tres cafés cortados, uno de ellos descafeinado, y tres poleos menta. Todos al mismo precio, a 1,73 € la unidad. Nada que destacar.
Vino:
Pago de los Capellanes 2010: Con denominación de origen Ribera del Duero. Vino joven de las bodegas del mismo nombre (www.pagodeloscapellanes.com). Aunque pedimos dos botellas, no llegamos a bebernos la segunda. Cada una costó 20,52 €. Muy bueno. El precio aproximado de venta al público en una tienda es de 9,75 € la botella.
Copas: Nos invitaron a chupitos.

Servicio: Joven y amable. Al principio tardaron en traer la comanda pero luego hubo continuidad. Mesas sin mantel ni plato para el pan. El agua la sirven en botellas de plástico pequeñas. En los entrantes hubo que pedir que cambiaran los platos. Con los segundos preguntaron quien había pedido cada cosa. En el plato de sardinas se pidió que pusieran seis lomos, uno para cada uno de los comensales, en lugar de los cinco que trae la ración y se nos contestó que no podía ser ya que vienen empaquetados en grupos de cinco. Servicio acorde al de una taberna. Los camareros van correctamente uniformados.

Porcentajes: Del total del precio en factura de la cena, sin incluir las cañas, el 78,5% corresponde a comida y el 21,5% a bebida.

La carta y la factura: El 8% de I.V.A se incluye en los precios de la carta y en los de la factura. Como debe ser.

Comentario final: Se trata de un pequeño local donde se ofrecen platos caseros a precios razonables sin más pretensiones. La calidad y cantidad de los platos buena. No llegan a sorprender. Trato cordial.

 
Antonio Ávila .
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Pac
Rau
Ric
CPo
6
7
6
5
-
-
7
-
6
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

6,17

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
36,92 €
ACTUALIZADO:
 
Reservó Antonio de la Poza
 
Ver factura
Ver tarjeta
La carta (27/04/12):
La carta
 
OTROS ENLACES DE INTERES:
Crítica de Metrópolis
 

 

Actualizada el 30 de enero de 2016
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.

 

 

 

Image