Club Tragon   Sub head    
     
 

BROKEI

Restaurante cerrado en 2012
 

Calle: Espronceda, 34. Zona Chamberí. Madrid.

Teléfono: 91 441 05 01
Web: www.restaurantebrookei.com
Fecha: 29 de abril de 2011 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN:

Cocina mediterránea

 

Cocina mediterránea con platos elaborados. Pretenden destacar el sabor de los platos con el mejor producto del mercado. Entre sus platos se pueden degustar las croquetas de choco con alioli suave, milhojas de foie y cecina con crema de mango y reducción de Módena, tataki de atún rojo con verduritas encurtidas, los ravioli de pato con puré de patata trufado y salsa de Cassis, el kefta de cordero con mollete salsa de yogur y manzana verde y el arroz meloso de pato, alcachofas y jengibre al Oporto.

 
Fundado en: Septiembre de 2010
Regentado por: Juan y Borja Infante
Jefe de cocina: Alfonso Sánchez
Carta de vinos: Juancho Asenjo
Decoración: Ignacio García de Vinuesa y Juan Sobrino.
Empresa: Baharí Restauración S.L.
 
Los hermanos Infante forman parte de una familia dedicada a la hostelería, además de Brookei, también regentan el restaurante Negro de Anglona. El padre fue el fundador de Pizza Jardín, y junto con otros socios, regenta los restaurantes Samarkanda y La Leyenda.
El precio medio estimado por persona en la fecha de la cena es de 35 €.
 
COMENTARIOS:

Las cañas: Las tomamos en el bar de enfrente, "Asador del Norte", donde nos reunimos todos, excepto Carlos. Aperitivos contundentes. En total la factura no llegó a 11 €.

Nombre: Brookei es la denominación científica del halcón peregrino y se debe a la afición por la cetrería de uno de los dueños. La silueta del ave aparece como identificativo del local.

Carta en la web: No.

Carta de vinos en la web: No.
Entorno: Chamberí. Otra de las zonas de concentración de restaurantes de Madrid y por tanto de difícil aparcamiento. El metro Ríos Rosas el más cercano.

Local: Ya ha sido visitado por la Cofradía Club del Tragón en abril de 2002, en la cena Nº 146, cuando lo ocupaba el restaurante La Cava Real y también en enero de 2009, en la cena Nº 226, cuando estaba el restaurante Diablo Mundo. La fachada es, o aparenta ser de mármol blanco, con la puerta de entrada de cristal desplazada a la derecha. En la parte frontal más ancha, al lado izquierdo, se encuentra, enmarcado sobre fondo negro, el nombre del local. Al otro lado, solo queda espacio para un pequeño tablón de anuncios donde se muestra la carta. Una vez dentro se aprecia un gran salón rectangular diáfano, de doble altura en su parte central. En frente se ve la segunda planta a modo de terraza sobre el comedor principal que se accede por las escaleras situadas a la izquierda. Al otro lado, antes de una pequeña barra que sirve de caja, está la bajada a los servicios y la subida a un reservado sobre la entrada. El restaurante está decorado en tonos claros. Paredes de color entre gris y beige en las que se exponen cuadros. El suelo de la planta baja es de moqueta marrón y el techo a franjas beige y marrones. El piso de la superior es de parquet, pintado de negro, el mismo color que el techo. La iluminación de la zona central se realiza mediante lámparas en forma de dos cilindros concéntricos, de color amarillo, desplazados verticalmente, solido el interior y de flecos el otro situado más bajo. Hay luces dedicadas a los cuadros, pero se encuentran apagadas. El resto del alumbrado se realiza mediante halógenos de forma correcta. Los laterales y el fondo están ocupados por un sillón corrido, tapizado de en fondo negro con figuras blancas. Las mesas son cuadradas en su mayoría y se acomodan al sofá de la pared. Esta forma de situar las mesas es más rentable a la hora de aprovechar el espacio, pero supone una incomodidad al cliente en dos sentidos, por una parte si un comensal situado en el centro tiene que salir, molesta a sus compañeros, por otra parte el servicio de los platos a las persona que ocupan el sillón se realiza por encima de la mesa molestando a los que están sentados en las sillas. En consecuencia rebajan la categoría del local. Las sillas de madera y tapizadas en tonos marrones. Nos situaron en el salón superior, en una mesa rectangular, sofá y cuatro sillas. Nada más situarnos el sillón se desplomó requiriendo la intervención de los camareros. Mantel y servilletas blancas. Copas para agua y vino. Vajilla blanca moderna para todos los platos salvo el de cochinillo. La cubertería moderna con cuchillos minúsculos. Hay música de fondo.

Comensales: Siete. Raúl, Ricardo, Antonio Arnáiz, Justo, Carlos, Antonio de la Poza y Antonio Ávila. Solo faltó Paco. Carlos se olvidó de la cena y llegó a las once y cuarto.

Pan: Variado, se podía elegir de tres tipos: centeno, hogaza o de aceite. Junto con el aperitivo a 2,00 € por comensal.

Aperitivo: Se les olvidó servirlo. Al parecer era algo que servían en unos vasitos.

Para compartir:
Milhojas de foie y cecina con crema de mango y reducción de Módena: Se presenta en bandeja blanca, sobre fondo de crema una porción de milhojas acompañada de seis piezas de picatostes. El pan tostado, blando y con sabor dulce muy bueno. El milhojas exquisito, buenísimo muy conseguida la mezcla de sabores. Se pidieron dos raciones a 14,50 € cada una.
Croquetas de choco con alioli suave: Media docena de croquetas en una bandeja blanca rectangular. Ordenadas una junto a otra sobre una línea sinusoide de alioli y tocadas por un punto de la misma salsa. Aparentemente, el color oscuro de las croquetas, te dan la sensación de que van a estar quemadas, pero nada más lejos de la realidad, al partirlas y verlas descubres que por dentro son de color negro. Muy buenas, blandas y cremosas, en su punto. Sabor agradable distinto a las demás. Quizás algo más de alioli vendría bien para apreciarlo. Se pidió un plato. Cada croqueta a 1,58 €, la ración a 9,50 €.
Langostinos en tempura fina con salsa de mostaza kona karshi y shichimi togarashi ligeramente picante: Se presentan en plato hondo, abajo el repollo, sobre este los langostinos y encima unas huevas, tipo caviar rojo (no se a qué parte del nombre corresponde). Los langostinos, en trozos rebozados, normal, aunque el conjunto con el repollo, frito, crujiente, y algo picante, está muy bueno. Se pidieron dos raciones a 13,50 € cada una.

Steak tartar de toro de lidia con huevo de trufa: Se presenta en un plato, en el centro la carne picada y encima la yema de huevo, salpicado todo de especias. Se acompaña con unas obleas de pan. La carne buena, muy especiada y algo picante. Se pidió una ración a 21,50 €.

Segundos platos:
Merluza confitada en aceite de hierba Luisa y Módena con vinagreta de tomarte y melocotón: Se muestra en el centro una pequeña porción de merluza y sobre ella, en forma de daditos, los trozos de melocotón. El fondo del plato está decorado con una espiral de crema de aceitunas que le da un fuerte olor al plato. La merluza sola está un poco sosa, junto con el melocotón, mejora. Se pidieron dos. El plato sale a 18,50 €.
Solomillo de buey a la plancha con salsa strogonoff y boletus edulis: Se presenta, en plato llano, un pequeño solomillo con sal gorda encima y acompañado de uno o dos trozos de boletus. La salsa cubre parte de la carne y del plato. Hubo confusión a la hora de servir los solomillos y los comensales los tomaron a un punto diferente del solicitado. Hubo a quien gustó y a quien no. Incluso se dudó si la carne era de buey o de vaca vieja. Se pidieron cuatro platos, cada uno a 20,50 €.
Cochinillo confitado con pockchoy, rukula y enoki salteados: Se sirve en un plato especial de color negro. Al fondo la salsa, encima la pieza de cochinillo y sobre este las setas enoki salteadas. El cochinillo está mucho mejor y más suave que cocinado del modo clásico pero pierde sabor. No está mal. Se pidió una ración a 18,50 €.
Postres:
Tarta de chocolate: En plato blanco cruzado por polvos de chocolate y sobre un brochazo de lo mismo, una porción cuadrada de tarta y sobre esta dos semi-bolas de helado. Parecida a un "browni", las hay mejores. Se pidieron dos, cada una a 6,00 €.
Soufflé de chocolate con sorbete de cereza: Se sirve en un plato llano, también cruzado por chocolate espolvoreado y con brochazo. En el centro el soufflé y sobre él el sorbete de cereza. Muy bueno el sorbete, no tanto el soufflé al ser de chocolate amargo. Se pidieron dos a 7,00 € cada uno..
Quesada Lázaro con sopa de frutos rojos y amaretto: Igualmente se decora el plato con polvos de chocolate aunque aquí no se da el brochazo. Una porción de quesada casera y una cucharada de helado. Se ve que no quedaba sopa de frutos rojos y amaretto y sin preguntar lo sustituyen por un helado. La quesada, quitando la parte superior e inferior que estaba quemada, muy buena, con sabor de queso fuerte. El helado, de leche merengada bueno. Se pidieron dos a 6,00 € cada uno.
Helado artesano: En una copa dos semi-bolas de helado de dos sabores. Uno de ellos de cereza, pero ambos fuertes. Se pidió una copa a 6,00 €.
Cafés o infusiones: Se pidieron tres cafés descafeinados cortados de máquina y un cortado a 2,00 € cada uno. También tres infusiones, algo más caras, a 2,50 € cada una.
Vino:

Viña Salceda: Vino tinto crianza 2007, con D. O. Rioja de las bodegas del mismo nombre, (www.vinasalceda.es). Gustó. Tomamos tres botellas a 18,50 € cada una. Precio en la calle 6,45 €.

Copas: No invitaron a chupitos. Algunos decidieron, después de haber pedido la cuenta, tomar unas copas, ya que vieron que en una mesa cercana las pusieron con infusiones y cierta parafernalia, reloj de arena incluido. Sirvieron dos de Ron Havana 7, a 8 € cada uno, una ginebra Tanqueray con tónica a 7,50 € y otra ginebra Tanqueray Ten Infusión con tónica a 11,00 €. Esta última, consiste en un gin-tonic con infusión y pese a la expectativa, la trajeron ya preparada.

Servicio: Pésimo. Con retraso al comienzo, más de veinticinco minutos, pese a informar que el comensal que faltaba se iba a retrasar y queríamos empezar sin esperarlo. Faltaban al menos dos platos de la carta. Una vez atendidos, los primeros platos los sirvieron adecuadamente hasta la llegada del steack tartar, que se retrasaron otro tanto de nuevo. Con los segundos llegaron los problemas, el camarero que traía de la cocina los platos de buey, que no era la chica que nos servía, no sabía a quién servírselo y preguntaba en función de lo poco o muy hecho que estaba el solomillo. Aun así, no acertó con los platos. La mayoría, después de probarlo, aceptaron el punto de la carne, aunque no fuera el deseado y se devolvió solo uno que, por pasado, no agradó al comensal. Hubo de otro gran tiempo muerto de más de veinte minutos entre el postre y el café. Al recibir la factura comprobamos que no nos habían servido aperitivo. Informamos de los retrasos y olvidos al maître y este se disculpó equivocadamente, con una sonrisa en la boca, quizás, por su poca experiencia y para atenuar el incidente. Su gesto no gustó a un comensal que se lo recriminó. La respuesta fue reiterar que solo podía disculparse y se marchó. No supo reaccionar. Otro detalle que no gustó del servicio fue a la hora de retirar las copas de vino. El camarero, pidió permiso para retirarlas y metió la bandeja que sostenía en la mano entre dos comensales, teniendo estos que esperar torcidos hasta que terminara de recogerlas. Lo lógico sería dejar la bandeja fuera y solo extender el brazo para recoger las copas evitando incomodidades.

Porcentajes: Del total del precio en factura de la cena, sin incluir las cañas, el 78,1% corresponde a comida y el 21,9% a bebida.

La carta y la factura: El I.V.A se incluye en los precios de la carta y de la factura.

Comentario final: Bien decorado e iluminado. Con cocina de excelente calidad y elaboración en los primeros platos, los segundos gustaron menos quizás por no haber elegido más variedad o por no adecuarse lo pedido a lo tomado. Servicio inexperto en el maître y en general en todos los camareros que nos sirvieron. La más, atenta la camarera asignada a la mesa.

 
Antonio Ávila .
 
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Pac
Rau
Ric
7
5
7
6
7
-
7
7
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

6,56

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
52,79 €
ACTUALIZADO:
 
En el precio no se incluyen cañas ni copas.
 
Reservó Raúl
 
Ver factura
Ver tarjeta
 
Carta (29/04/2011):
 
OTROS ENLACES DE INTERES:
Crítica de metrópoli
 
 
Actualizada el 6 de febrero de 2016
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.
 
 

 

 

 

Image