Club Tragon   Sub head    
     
 

LA MONTERÍA

 
Calle: Lope de Rueda, 35. Zona Retiro. Madrid.
Teléfono: 91 574 18 12
Web: www.lamonteria.es
Fecha: 25 de marzo de 2011 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN:
Cocina de caza y elaborada.
 

En 1963, Juan José Román, inauguró La Montería. La base principal de su cocina era española, introduciendo, poco a poco, platos de su auténtica pasión, la caza. Más adelante su hijo Miguel Ángel se encargó del local y de los fogones modernizando los platos de la carta haciéndolos más elaborados. En 1987 introdujo esas tapas que le han ido dando fama. Tras la reforma del año 2003, el local ha ganado en modernidad y luminosidad manteniendo sus raíces. Posteriormente, tras cumplir cincuenta años en 2013, ha vuelto a reformarse el local.

 
Fundado: 1989
Propietario: Miguel Ángel Román
Dirección: Miguel Ángel Román
Chef: Miguel Ángel Román
Jefe de sala:  
 
La familia Román, a demás de La Montería, es propietaria de los restaurantes Montecastela, visitado por la Cofradía Club del Tragón en la cena Nº 168 en 2004 y La Castela, visitado en la cena Nº 232 en 2009.
El precio medio estimado por persona en la fecha de la cena es de 42,00 €.
 
COMENTARIOS:

Las cañas: Las tomamos en la barra del restaurante. Aunque pequeño, estaba repleto. En las paredes, unas repisas a modo de barra, aprovechan al máximo el espacio. Logramos situarnos en una esquina de la barra, junto al pasillo que desemboca en el restaurante. Pedimos tres cañas y nos pusieron dos fuentecitas de tapa. La primera con unas ocho gambas cocidas y la segunda una pequeña fritura de boquerones y bienmesabe. Fue llegando gente y pidiéndose más cañas sin que aumentaran las tapas. Al final se solicitó algo para acompañarlas y nos pusieron otra fuente con cañaillas. Con ellas pasamos al salón. En total tomamos diez cañas y dos copas de vino blanco. Cada caña a 1,50 €. Cada blanco a 1,70 €.

Nombre: La montería. Se lo pusieron por los recuerdos de las monterías que Juan José Román realizaba en Cazorla. Hasta la reforma del local en 2003, las paredes estaban decoradas con cabezas de ciervos y otros trofeos de caza.

Carta en la web: Si, sin fotos y con los precios con el I.V.A. incluido.

Carta de vinos en la web: Si, con los precios con el I.V.A. incluido.

Historia: Cuando Juan José Román, el fundador de La Montería, La Castela y Monte Castela, se quedó huérfano de madre, su padre y él tuvieron que aprender a cocinar. El padre fue cocinero del ejército republicano durante la Guerra Civil. Él estuvo trabajando y aprendiendo el oficio por toda España comenzando en Cazorla, luego Jerez, Sevilla, Costa Brava, Pirineo de Huesca y Madrid. El 31 de mayo de 1963 abre La Montería de la calle Lope de Rueda, año y medio más tarde La Montería de la calle José Ortega y Gasset y en 1989 La Castela en la calle Doctor Castelo, que inicialmente se llamó La Tercia. Con el tiempo, la Montería de Ortega y Gasset pasó a llamarse Montecastela, posiblemente porque tenía platos que recordaban a ambas. Posteriormente cada uno de los tres negocios lo fueron gestionando los hijos de Juan José, La Montería por Miguel Ángel, La Castela por José Luís y Montecastela por Juan Carlos.

Entorno: La zona de Retiro. Lugar de difícil aparcamiento y de concentración de restaurantes. Mejor venir en transporte público.

Local: La fachada tiene una puerta central y otras dos laterales convertidas en ventanas. Por encima del zócalo, las paredes son amarillo garbanzo. Sobre la puerta y abarcando todo lo ancho del local, un letrero de madera con el nombre del restaurante. Un toldo rojo corona la fachada reiterando a diestro y siniestro, con letras blancas, la denominación del local. Dentro, pasada una doble puerta, el bar. Pequeño, pero bien aprovechado. A la derecha, donde acaba la barra, empieza un pasillo que termina abriéndose a la izquierda en un diminuto salón de unos 40 metros cuadrados. Nos colocaron al fondo del pasillo, junto a la puerta trasera de salida. Estaba completo con solo ocho mesas y unos treinta comensales. Las paredes, divididas en dos por un zócalo metálico rojizo, están pintadas en su parte superior de color claro. La iluminación indirecta procede de varios plafones decorativos, en tonos amarillos y naranjas, hechos de cristal y que simulan soles cuyos rayos están formados por cuchillos, tenedores y cucharas de metal pintados en negro. Por otro lado, desde el techo, focos halógenos apuntan directamente sobre las mesas, dando una iluminación irregular, poco homogénea. Hay otro tipo de lámparas en el techo pero permanecen apagadas. La iluminación diurna se completa con la que entra por dos ventanas. Las mesas, cuadradas y redondas, la nuestra rectangular, por anexión de varias. El mantel blanco, al igual que las servilletas. Las sillas de madera barnizada. La vajilla moderna y totalmente blanca salvo las cazuelas o los recipientes de postre. Las copas de vino son grandes, al igual que los vasos de agua, parecidos a las copas pero sin pie. La cubertería normal.

Comensales: Siete. Raúl, Ricardo, Antonio Arnáiz, Justo, Paco, Antonio de la Poza y Antonio Ávila. Solo faltó Carlos.

Pan:

Se podía elegir entre una variedad de tipos como de cereales, con pasas, de espinacas, candeal, etc... Se pudo repetir, pero a mitad de la cena ya solo quedaba de chapata. Lo cobran a 2,00 € por comensal.

Aperitivo:

El aperitivo nos lo traímos de la barra y no nos pusieron nada más.

A compartir:

Gambas gabardina invertidas: Una nueva forma de preparar las gambas gabardina. Se presentan en plato con cama de lechuga cortada. Se comen con cabeza incluida. Aunque crujientes por la cáscara, están suaves. Buenísimas. Ocho por ración, a 1,48 € la gamba. Se pidieron dos raciones a 11,80 € cada una.

Cecina de ciervo con Arbequina: Se presenta en una fuente fileteada y espolvoreada con orégano. El aceite de Arbequina se lo echan en la mesa. Está compuesta de unas doce finas lonchas. Se dijo que la cecina, si es buena, no hay que echarle nada. Pero el plato es con Arbequina. Gustó. Se pidió una ración a 8,50 €.

Chopitos con alcachofas: Se presentan en plato con los chopitos en el centro, las alcachofas encima, algunos tomatitos sherry y todo rodeado de sendos chorreones de aceite y tinta del chipirón. Las alcachofas buenísimas y los chipirones deliciosos. Juntos un manjar. Se pidió una ración a 11,90 €.

Mollejas de lechal salteadas: Se presentan en una bandeja acompañadas de pimientos verdes, verduras y patatas fritas en daditos. Muy buenas. La ración a 12,90 €.

Boletus con huevos trufados: Se presentan en cazuela, dos huevos sin romper con las setas alrededor. Se rompen y revuelven en la mesa antes de servir. Buenos y melosos. Se pidieron dos raciones. La ración a 12,60 €.

Segundos:

Atún rojo con brotes y soja: Viene en plato, en forma de filete a la plancha sobre aceite de oliva. Se acompaña de salmorejo coronado por finísimos brotes de soja. El salmorejo ideal, los brotes le dan frescor. El atún semicrudo por encima y bien hecho por debajo, salsa muy suave, es una maravilla. Plato recomendable. Se pidieron tres. El plato sale a 17,50 €.

Lubina salvaje a la plancha: Varios trozos colocados en el centro del plato, como una pira, con la piel hacia afuera y rodeando las verduras. Algo sosa. Gustaron más las verduras. Se pidió un solo plato a 19,60 €.

Arroz meloso con bogavante: En cazuela de barro. Buenísimo. Se pidió una ración a 15,00 €.

Cogote de merluza: Para dos. Abierto por la mitad, cada lado para un plato. Se acompaña de salsa y almejas. Les gustó a ambos, bueno y muy bueno. Cada plato a 21,00 €.

Postres:

Crema de yogurt con frutas del bosque: Se trae en un recipiente de cristal, entre vaso y bol. En la parte superior se encuentra la crema de yogurt, con cierto sabor dulzón a leche condensada, y al fondo los frutos del bosque. Bueno. Se pidió uno a 5,00 €.

Crema de queso: Se sirve en un recipiente igual al de la crema de yogurt. Muy buena. Se pidió una a 5,00 €.

Tarta de bizcocho de café: Una porción rectangular sobre el plato blanco. Buena la crema. Se pidió una a 5,00 €.

Helado de turrón: En el mismo recipiente de postre. Tres bolitas. Bueno. Se pidieron tres. El precio de uno es de 5,40 €.

Cafés e infusiones:
Se pidieron tres cafés descafeinados cortados y un cortado a 1,60 € cada uno. También tres infusiones al mismo precio. Las infusiones las presentaron en una caja de madera para poder elegir entre una amplia variedad.

Vino:

Abadía de Retuerta Edición Especial crianza 2008: Vino tinto con denominación de origen Ribera del Duero. De las bodegas Abadía de Retuerta, (www.abadia-retuerta.com). Muy bueno. Tomamos tres botellas a 25,00 € cada una. Precio en la calle 15,80 €. El restaurante incrementa el precio en un sesenta por ciento aproximadamente.

Copas: Invitan a chupitos, pusieron dos botellas, una de pacharán y la otra de crema de orujo.

Servicio: Normal. Con retraso al inicio y discontinuidades en algunos platos, más notable entre segundos y postre. No atienden el orden de la comanda preguntando a la hora de asignar cubiertos.

Porcentajes: Del total de la factura, sin contar las cañas, el 75,8% del precio de la cena corresponde a comida y el 24,2% a bebida.

La carta y la factura: El I.V.A se incluye en los precios de la carta y en la factura.

Comentario final: Restaurante recoleto, con decoración sencilla y adecuada. Luz desigual. Servicio atento pero laxo. Mesa con medidas correctas. Comida excelente, elaborada sin complicaciones y de gran calidad. Detalles, como servir el agua mineral en botella de plástico, a mejorar.

 
Antonio Ávila .
 
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Pac
Rau
Ric
8
7
9
-
9
9
8
8
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

8,29

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
54,40 €
ACTUALIZADO:
 
En el precio no se incluyen cañas ni copas.
 
Reservó Antonio de la Poza.
 
Ver factura
Ver tarjeta
 
OTROS ENLACES DE INTERES:
Crítica de metrópoli
 
 
Actualizada el 29 de diciembre de 2016
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.
 
 

 

 

 

Image